DESCUBRIR LUGO: TODO UN LUJO

Entre más conozco España, más me enamoro de ella. Cuando estás fuera de ella, y nunca has venido siempre te dicen que conozcas Ibiza, Barcelona y Toledo. Y si, también son lugares increíbles, cada uno diferente con muchas historias por contar. Pero cuando empiezas a descubrir la España profunda…, esa que te cuenta, que te contagia con sus colores, sus olores, sus sabores. Esa que te invade a través de su gente, de sus lugares inimaginables, de su gastronomía, de su naturaleza salvaje, de sus atardeceres, de su aire y de su propia vida… Esa es la que al final termina enamorándote con abrazos llenos de experiencias inagotables, y con besos con sabor a volveré…Esa es Lugo. La ciudad que hace unos días fue el escenario para de nuevo desconectarme y vivir en atención plena cada uno de sus lujos de estar en Galicia. 

El Norte de España siempre me ha llamado la atención, me recuerda a los paisajes colombianos cuando viajaba en carretera a Medellin, o el Eje Cafetero. Ese verde, esos verdes de todos los colores entran a tus ojos desde que entras en Galicia. Esta vez recorrí mis 500 km desde Madrid con BlaBlaCar, en un coche lleno de mujeres (una madrileña, una gallega y una mexicana) que nunca había visto, y que me hicieron más corto llegar a mi destino final: Lugo. Y así es, me recibió con lluvia y unas nubes llenas de laberintos que no paraba de observar durante mi viaje, pero me recibió sonriendo.

Un fin de semana lleno de naturaleza infinita, del sonido de la lluvia, de tapas baratas y enormes, de pulpo de verdad verdad, del acento gallego, de albariños con sabor a sabor, de muralla completa, de iglesias y más iglesias, de caminar sobre ruinas romanas, de olor a cerdo y mariscos, de mi pan gallego favorito, de cafés con crema de orujo…de eso y mucho más…

Playa de las Catedrales. Galicia. España.

Playa de las Catedrales. Galicia. España.

Sábado: !Y para comer Lugo!

Luego de pasar una noche escuchando la lluvia, y amanecer frente a una vista natural con ovejas y gallinas de fondo (que falta me hacía en Madrid), empiezo el día en la Pulperia O Xugo con un café acompañado de tapas Buenas, Beliciosas, y Baratas, tapas… !Gratis! ¡Prepárate para subir unos kilos en Galicia, si quieres probar y disfrutar barato!

Caminé como los lucenses, con un paraguas el Parque Rosalia de Castro en medio de la lluvia y el sol. Admirando desde lo alto como el Río Miño rodea parte de la ciudad de Lugo. Recorrí su centro sobre las ruinas romanas que no dejan de sorprender a residentes y visitantes. Y recorrí toda su muralla que aun completa te permite caminarla por encima. Entré a su catedral, pero preferí salir pronto antes de arrodillarme en sus “penitenciarios”, y mejor disfrutar lo que me gusta: Sus mercados, como el Mercado de Lugo, donde sí encuentras historias de verdad como María y Carlos del Puesto Mercar Abastos, un lugar con los productos típicos de Galicia (pan artesanal, quesos Tetilla, Bacalao, Embutidos…). Una pareja amable que sin duda te hará la compra más cercana.

El Cerdo... !un protagonista  gallego!

El Cerdo… !un protagonista gallego!

Paramos a comer raciones (graaaandes) en la Cerveceria As Landras, y rematamos con uno de los mejores cafés que me he tomado en Egomundi, un lugar que te invita a acogerte en medio de sus libros, y su olor intenso a los cafés del mundo, incluyendo en ese viaje a los suaves y aromáticos colombianos. !Te recomiendo el café con leche con crema de orujo…mmm!  Y para seguir la ruta urbana de la lluvia y el frío, hicimos una parada en A Tu Salud, para tapear con infusiones y con chocolate negro caliente. Asi es… !Es que en Lugo te dan tapas hasta por un té!

Y que mejor que cerrar la noche con una ración de pulpo acompañada (como dicen los expertos) de un vino tinto en La Pulperia Aurora, un lugar que te atrapa con sus barricas convertidas en mesas, y su cocina abierta para ver como el pulpero corta esos tentáculos con sus tijeras (y no con un cuchillo). Mi ruta de tapas y tintos en Lugo terminó en la Taberna Daniel, en la Calle Obispo Basulto 4, famosa por su tortilla de patatas, y su “Cocodrilo”.

Infaltable, el pulpo

Infaltable, el pulpo

Domingo: !Y para respirar naturaleza, Galicia!

Soy una afortunada en tener el lujo de descubrir una de las zonas más salvajes e infinitas en tierra y mar. Galicia te invita a comer pulpo, pero también te invita a apreciar su fuerza de sus aguas atlánticas, su silencio en sus bosques, su magia en sus nubes de colores, su simpleza en sus ríos, su ego en su abundancia, y su capacidad de hacernos desconectar con la rutina urbana. Este fin de semana me dejé llevar por esa búsqueda del equilibrio que menciona mi compi bloguero Ángel aquí. Me dejé sentir y ser sentida por lo que podemos hacer al menos una vez al mes, y recargarnos de lo básico de la vida.

Mi primer encuentro con el Atlántico fue en la Ria del Ribadeo, en donde el viento de sus olas me invadieron y me llevaron a recuerdos de Portugal. La parada a comer fue en Ribadeo, un pueblo con encanto, con ventanas enormes, casas antiguas de colores y vida, destino obligado para los caminantes del Camino a Santiago de Compostela. Y antes de las 3:00pm, antes que la marea cogiera fuerza y nos permitiera verla, llegamos a una de las “playas consideradas más espectaculares del mundo” : Playa de las Catedrales. ¡Que lugar! De nuevo los paisajes portugueses volvieron a mi mente, pero sentir esa magia mirando sus acantilados desde arriba, y hacerme parte de ese momento escuchando su mar y sintiendo su fuerza, no tiene precio…

El cierre de este viaje no pudo haber sido mejor que en medio de un laberinto de árboles y olor a eucalipto para conocer a el Abuelo, el árbol más grande de España. Dicen que si abrazas a un árbol recibirás energía. Para abrazar a El Abuelo se necesitan de 6 personas juntas, pero a mi me bastó con tocarlo y permitirle que me inyectara su buena vibra de años y años…

ARBOL ABUELO

Escuchando a El Abuelo…

Mi regreso a Madrid no podía ser otro más sui-generis que nuevamente con BlaBlaCar, metida en un coche con un gallego militar que me trajo con 140 km y unos cuantos cigarrillos que mi tos superó, un uruguayo de 20 años que recorrió parte de Europa con una cámara fotográfica como ésta, y que me pidió que le dibujara a oscuras lo que quisiera durante nuestro viaje, y Tarsicio, un señor profesor de parapente aquí, que lo recuerdo por habernos invitado a “Vivir la Felicidad de a pedacitos”.

El dibujo que le hice al uruguayo

El dibujo que le hice al uruguayo

¿Conoces Galicia? ¿Has tenido el lujo de conocer Lugo? ¿Te has dejado contagiar de su naturaleza y su buen comer?

…Porque el equilibrio lo podemos conseguir nosotros mismos

al desconectarnos de la rutina,

y dejarnos llevar por lo que nuestro cuerpo nos pide.

Porque siempre hay lugar para regalarnos escapadas

que nos recarguen de energía

con placeres sencillos. 

Porque solo necesitamos un poco de mucho, para ser Felices Porque Sí…

¡SOY ESPAÑOLA!

Cada vez planeo menos mi futuro, y tal vez eso hace que mi vida sea más interesante. Pero fechas como hoy: Martes 18 de Marzo a las 10:30 A.M, merecían un espacio guardado en mi futuro. Desde que me dieron esta cita la esperé tranquila y con la emoción de vivírla con un: SÍ, juro ser española. A partir de hoy, esta fecha quedará en mi pasado, y se la contaré a mis nietos… ¿o a los tuyos? A partir de hoy soy afortunada en decirlo, pero también en sentirlo y llevar a España en mi sangre adoptiva.

!A partir de hoy soy orgullosamente española!

La primera vez que entré a España fue el 16 de noviembre de 2008, entré con el estatus de estudiante, con el que estuve identificada un año mientras hacia mi máster en Comunicación. Luego el corazón me impulsó a quedarme, a dejar atrás mi ciudad de origen, dejar atrás Bogotá y probar qué tal era vivir en Madrid. Y en esa adaptación duré casi 3 años y medio. Hasta que a principios de 2012, un martes tomé la decisión de “separarme” de España, y luego de estar unos meses en el paro, de intentar hasta el último día de quedarme en este país, tomé un avión y llegué de nuevo a Bogotá.

Mi Bogotá del alma…

Solo fue un año y unos meses los que estuve en Colombia dándome la oportunidad de volver a nacer, y aunque mi regreso al inicio no fue el mejor, luego de pasar por varios momentos difíciles en España, en que añoraba estar cerca a mi familia y mi gente (que sin lugar a dudas fueron mi ancla para sacarme adelante); luego de encontrar un trabajo como una “gran” ejecutiva de una “gran” multinacional, y tener las comodidades materiales que me podían llegar a satisfacer, siempre tenía a España en mi mente. Fue así como, el pasado 13 de enero regresé a Madrid, tomando una de las decisiones más fáciles pero más retadoras en mi vida, con la única intención de volver a nacer. Y así fue… hoy, oficialmente nací en mi segundo país. Hoy oficialmente soy española. 

Jurando ante la bandera española...

Jurando ante la bandera española…

La cita fue en Registro Civil a las 10:30 A.M, eran 3 salas llenas de extranjeros como yo, en su mayoría sudamericanos, seguro con muchas historias que contar para ser Felices Porque Si. Sala 3, y yo era parte de una las 23 personas que hoy celebran como yo, los derechos a ser español. Todos iban llegando con sus familias, sus parejas, y yo con mi familia y mi gente bonita en el WhatsApp, y en mi corazón. Luego del llamado: “Doña Andrea Moreno”, pasé a firmar ante el juez y decirle: “Yo declaro mi nacionalidad, y acato la Constitución Española y obediencia a las Leyes Españolas”. 11:09 A.M. y recibí un “Enhorabuena virtual” que me hizo sonreír y sentirme orgullosa de haberlo logrado.

Saliendo por última vez del Registro Civil Único de Madrid

Saliendo por última vez del Registro Civil Único de Madrid

¿Y ahora qué?

– Ahora voy a luchar por quedarme en España y empezar a nacer. Quiero construir mi futuro apoyándome en este presente lleno de proyectos, ilusiones, y gente que me he encontrado en el camino que elegí tomarlos de la mano, y no me arrepiento. Aunque mi único vinculo con Colombia sigan siendo mis apegos llenos de gratitud: Mi familia, y mis estudiantes de Intecc.

– Ahora voy a aprovechar mi pasaporte para pasar por todos los puestos de inmigración haciendo la fila de europeos, y recibir un sello de “bienvenida”, sin necesidad de ser revisada por oficiales, de pasar a un cuarto a que me interroguen, sin necesidad de hacerles ver que soy una colombiana de bien. ¿Cuándo entenderán que somos más los buenos que los malos?

– Ahora voy a organizar mis próximos viajes a La India, Marruecos, a Canadá a visitar familia, a la parte del Sudeste Asiático que me hace falta (Vietnam, Filipinas, Cambodia, Laos), y me ahorraré en tramites de visado por lo menos mínimo 200 euros.

– Ahora voy a “pedir” a mis padres, que aunque están muy bien en Colombia, me gustaría darles el regalo de estarse unas largas temporadas en España y envejecer sus últimos años de vida en medio de tranquilidad y seguridad.  

– Ahora voy a guardar en mi maleta del futuro, mi deseo de ver mis primeras arrugas y canas en España, y salir a tomarme un vermut en una terraza con mi viejito, o mis viejitos.

Y ahí estaba ella… en el Registro Civil de Madrid. España, contemplando la ciudad que la vio nacer…

… Porque nacemos en lugares que no elegimos,

pero al final nos eligen a nosotros.

Porque siempre hay oportunidades para volver a nacer

en lugares que elegimos,

pero al final nosotros terminamos siendo los elegidos,

siendo felices porque si…

FIN DE SEMANA MINDFULNESS EN MADRID

Nací en Bogotá, y una de las cosas que más disfrutaba cuando vivía allí era recibir a personas que querían conocer la otra cara de la capital de Colombia. Ser anfitriona en mi casa y en mi ciudad es de lo que más me motiva. En una semana vuelvo a nacer en Madrid, (seré española muy pronto…tic tac tic tac), y uno de mis deberes ahora que resido en ella, es precisamente mostrar ese lado bueno, bonito y barato de la ciudad que siempre tiene el cielo azul. Por eso, cada vez que alguien me dice que viene a Madrid a pasar unos días, asumo mi papel de guía turística y espiritual Mindfulness. Así fue el pasado fin de semana… por primera vez logré mi objetivo. Quiero compartirte mi desconexión y atención plena en Madrid siendo anfitriona por 3 días…

Solo es que alguien nos diga que va a venir a vernos, o a pasar unos días en la ciudad en que vivimos, y el estrés se apodera de nosotros. Empezamos a buscar todo tipo de plan. Nos metemos en Google desesperados por encontrar los mejores restaurantes para comer, las obras de teatro del momento, la cartelera de cine, los conciertos… Planeamos, planeamos y planeamos con horas, con lugares, con personas…muchas veces sin preguntarle a nuestro invitado lo que quisiera hacer, vamos haciendo planes sin pensar. Nos dibujamos una guía turística en nuestra mente con tiempos de sobra, pero con ninguna opción de cambio. !Problema!

Sombras en el Templo de Debod. Madrid.

Sombras en el Templo de Debod. Madrid.

Antes de empezar el fin de semana…

– No planees: Deja que todo fluya…y !es verdad! Todo al final fluye. El mejor plan es el que no existe en tu mente, ni en un papel.

– Desconéctate del mundo digital: Avisa a tu gente que no vas a estar conectado durante 3 días. Con tu equipo de trabajo, tu familia, tus amigos, tus vecinos, tu perro, tu gato…!desconéctate de verdad, para estar en atención plena con esa persona!

– No reserves nada: Olvídate de llamar a restaurantes y pedir mesas. Deja que tu propio cuerpo te pida y tus sentidos con-sentidos actúen para llevarte a los mejores sitios y degustar lo que quieren en ese momento. Desde un Kebab o hasta una ensalada hecha en tu propia casa.

– No hagas cuentas regresivas: Si tu invitado te avisa con tiempo de su llegada, trata de no recordarlo todos los días. Eso si, anótala en la nevera para saber el día que llega, pero nada de: “Faltan 3 días…, faltan 2 días…”. Distrae tu mente pensando en otras cosas, y no la invadas de ansiedad.

– No compres regalos: Los mejores regalos son los que no se preparan, los que salen del corazón en ese momento en que te nació darle un recuerdo de Madrid cuando iban caminando por una tienda de souvenirs, o esa carta que le hiciste justo cuando estaba durmiendo la noche antes de irse. No prepares nada. Todo se prepara solo.

– Limpia tu casa y límpiate tú: Todo entra por los ojos, y si tienes el tiempo de dedicarle a ordenar el espacio donde vives, a llenarlo de buenos aromas y sensaciones que tu invitado podrá disfrutar cuando llegue, seguro te lo agradecerá. Y haz lo mismo contigo…también te lo agradecerá 😉

– Contagia a tus invitados de Mindfulness: Si no saben de qué se trata, es la oportunidad para decirles que no se preocupen. Que no hay una agenda por cumplir. Que se dejen llevar y se pongan en disposición de disfrute.

Madrid desde una de sus terrazas

Madrid desde una de sus terrazas

Guía express de atención plena en Madrid para 3 días: 

– Terrazas Gourmet gratis en Mercado San Antón y Gourmet Experience: Madrid es la ciudad terraza. Donde vayas hay un ático, un balcón, cualquier espacio es razón para ver el cielo madrileño. Muchas de ellas cobran por ver. Estas dos te las recomiendo: no pagas y si eres amante del buen comer te pasas un rato descubriendo olores y sabores nuevos.

– Croquetas y cañas socialistas en Casa Labra: Aunque no suelo hacer filas, vale la pena hacerla en éste lugar, en donde se creó el partido socialista de España, pero donde también venden las mejores croquetas de bacalao. Pruébalas, y acompáñalas con un vermut tradicional. !Huele, observa el lugar, degusta y salud!

– PicNic en el Templo de Debod: Nada de complicarse cargando una sabana, y comida durante todo el día, cuando de repente te dan ganas de hacer un picnic “porque si” en pleno centro de Madrid con una de las vistas más bonitas de la ciudad. ¿La comida? Te recomiendo la bandeja de 100 montaditos y sus ensaladas, pero también hay quienes llevan pizzas del chino y hasta latas de atún. Lo que importa es la compañía y el momento…!el momento!

– Un cine Ideal: Arriésgate y ve a cine sin reservar. Lo peor que te puede pasar es que no hayan asientos y tengas que bajar la película y verla en casa. Sino, entras a ver otra. Yo tuve suerte, y por cierto, les recomiendo el peliculón: Her.

– Vermut de grifo y aceitunas en Los Gatos: Confieso que ni el vermut, ni las aceitunas eran lo mio. Pero desde que empecé a sentirlas, a olerlas, a dejarlas en mi boca por un momento, a que el dulce del vermut me llenara, fue cuando empecé a cogerle el cariño que se merece tomarlo con aceitunas en el barrio de Huertas.

– Helado en La Latina en Grazie Mille: Un domingo en La Latina con 20 grados y un sol madrileño que nos acompañó desde el rio Manzanares fueron la excusa para antojarnos de un helado de Tiramisú y Menta con Chocolate. Solo fue que nuestro cuerpo lo pidiera, y a unos cuantos pasos nos encontramos con esta heladería… aPtitud lleva a la aCtitud.

– Empanada con ají y Cerveza Club Colombia en La Rochela: Mi invitado no era colombiano, pero quise hacerlo sentir el picante de mi país con una empanada de carne acompañada de una cerveza Club Colombia escuchando vallenato de fondo. Al mejor estilo del Mindfulness criollo.

IMG_0023

Mercado San Antón. Madrid.

Ningunas de las recomendaciones anteriores hicieron parte de un plan. Todo fue fluyendo a medida que lo queríamos, que nos lo pedía nuestros sentidos, sin planear, sin pensar, logré desconectarme y enfocar mi atención plena a mi invitado. Sin pensar en lo que íbamos a desayunar, en la hora en que nos íbamos a levantar, en lo que iríamos a hacer en la tarde, en donde nos iba a coger la noche… !Logré el objetivo! Me regalé 3 días de Mindfulness a mi cuerpo y a mis sensaciones.

¿Cuándo vienes a Madrid? Yo encantada de ser tu anfitriona y de no planear nada…nada! Te espero para únicamente disfrutar y dejarnos llevar por nuestros sentidos…

…Porque nos encanta complicarnos la vida

pensando en el futuro,

en lo que vamos a hacer mañana,

o esta misma noche,

cuando aun no nos hemos permitido terminar de disfrutar

el aquí y el ahora.

Porque la planeación consiste en no planear

y enfocarnos en el plan del presente

para ser felices porque si…