¿JUGAMOS AL PAPÁ Y A LA MAMÁ?

Cuando era pequeña jugaba al papá y a la mamá, y sin necesidad de darme besos ni de tener hijos, vivía en mi juego un amor para toda la vida…hasta que con mis amiguitos lo cambiábamos en segundos por las escondidas, así, sin necesidad de separarnos, ni divorciarnos. Con los años me empecé a dar cuenta que ser papá y mamá no es un juego. Y mucho menos, cuando llevas casi 30 años despertando al lado de la persona que… ¿amas?


Hoy mis padres (esos mismos que amo con locura), cumplen 37 años de despertar juntos. 37 años!! esos mismos en los que lo único que han aprendido es a amarse. Siempre con mi hermano les preguntamos ¿Porqué se casaron tan jóvenes?, hoy en día eso NO pasa, y mucho menos se “aguanta” 37 años y hasta más! La respuesta de mis padres es sencilla: “Nos casamos porque así lo queríamos…”

Los Sres. Moreno Castañeda

Han pasado 13.505 días y noches luego de declararse un SI para toda la vida, y estar juntos hasta que “literalmente” la muerte los separe, siguen despertando cada mañana juntos. Días en los que los he visto hacer lo que quisieron desde 1977: AMARSE.


Hace 12 años, tuvimos la oportunidad con mi hermano de ser sus padrinos, y testigos de su renovación de votos de amor. La clave: aprenderse a amarse tal y como eres día a día.
Los admiro, y a la vez los envidio con cariño, por que siendo realista si me casara hoy mismo con alguien a quien quiera aprender a amar, a los 66 años estaríamos celebrando como lo hacen hoy mis padres, pero tal vez no con la misma energía, ni tampoco con dos hijos tan jóvenes que hayan sido testigos de su historia…Amanecerá y veremos!

 

Halloween 2013

Hace unos años no creía en el amor para toda la vida, y más aun cuando llevo una separación a espaldas, en donde hoy en día mi ex pareja se ha convertido en mi gran amigo (post que tengo pendiente próximamente, para decirles que “si se puede” ser amigo de tu ex). Pero ahora, soy una convencida en que tengo la misma suerte de conocer a alguien que se arriesgue a aprender a amarme y a aceptarme TAL Y COMO SOY YO. Ver a mis padres decirse te amo, me hace creer que el juego del papá y la mamá puede ser para toda la vida.


Este año no estoy con ellos, para celebrar un año más de amor, y darles las gracias por haber construido este hogar con valores que me han permitido creer en lo imposible. Hoy estoy lejos, y mi único regalo es este post, escrito desde ese orgullo (bueno) por ser hija de una pareja que aun cree en el amor eterno.

 

…Porque nos cuesta aceptar que somos capaces de aprender a amar cuando estamos preparados, porque SI existen amores por siempre para ser felices porque si…

 

Anuncios

NO NO NO… VENA DE AGUINALDOS

Siempre que le cuento la historia de las novenas a mis amigos extranjeros, les digo lo mismo:

En Colombia, navidad no es navidad sin las novenas. 9 días antes que nazca el niño Jesús las personas se reunen alrededor de un pesebre para contar la historia del nacimiento, a través de un libro que día a día va contando los últimos momentos de esa llegada con oraciones y villancicos. Al final, se comparten buñuelos y natilla…

Pero también les digo a mis amigos que no son colombianos, cómo lastimosamente cada año se ha venido perdiendo el verdadero sentido de la novena de aguinaldos. Ahora no importa si se es católico o cristiano, si hay buñuelos o pizza, si se lee o se recita. Lo que importa es que haya excusa para ir a ver a esa tía que nunca visitas, ir a comer y beber “gratis” y quien quite, conocer tu próxima pareja y salir con unos traguitos encima.

Como me gustaban las novenas cuando era pequeña… Nos reuníamos con los vecinos desde la tarde a preparar natilla y buñuelos. Alistábamos las panderetas, las maracas, y si no había, hasta las tapas de las ollas y cucharas para cantar “Ana nanita nana, y el burrito sabanero…”. Era el gran momento para demostrarle a nuestros padres que ya sabíamos leer. Definitivamente la navidad esta hecha para los pequeños…

FPQS Navidad Pesebre
Mi pesebre 2013 con un Buda, un “Meanés”,
un cerdito alcancía, un camello con aguardiente y bambù

 

Soy católica, pero no visito iglesias. Sin embargo, creo en el momento de orar y pedirle a tu Dios (sea quien sea), tus deseos, tus agradecimientos, tus bendiciones…etc. Creo en ese momento en que te conectas con ese alguien o algo que hay más allá, y le hablas como si lo tuvieras al frente. Pero no creo en repetir una y otra vez oraciones que ni las entendemos. Mucho “Dios te salve”, mucha “Ave María” mientrás se está mirando el buñuelo o el whatsApp.

Las novenas existen, es una realidad. Así que aprovechemoslas para viajar un poco por la historia y entender como nació Jesús, saber de dónde sacaron los regalos los reyes magos, y darnos cuenta que fue lo que pasó 9 días antes de la llegada del “Niño Dios”. Pero también aprovechemos, y reunámonos con quienes en verdad queremos ver, con quien nos nazca compartir un buñuelo o un pedazo de pizza. Aprovechemos! Y en lugar de leer un libro que ya nos sabemos de memoria, y de repetir oraciones, invitemos a nuestra “conexión espiritual”, y hablemos un rato con él, ella, o lo que para ustedes sientan que en verdad los hace sentir en paz.

…Porque para compartir y conectarnos con lo que nos regala amor,

hay que estar dispuestos a ser Felices Porque SÍ…