AL PAÍS QUE FUERES… HAZ LO QUE QUIERES!

Voy a cumplir casi 20 días desde que llegué (una vez más) a España, y ahí vamos…adaptándome. Como dice Chambao “Poquito a poco entendiendo que no vale la pena andar por andar”… Le pongo unos días más para darle al botón ON de inicio a mi rutina madrileña. Por ahora, me estoy disfrutando este proceso de engranaje a una nueva experiencia. ¿De eso se trata esto no?

Aunque muchos les cueste aceptarlo (yo ya lo tengo más que asumido), somos seres capaces de adaptarnos a cualquier espacio. Nuestro cuerpo y mente están dispuestos a probar cosas nuevas. Además, de vez en cuando es bueno que la palabra CAMBIO nos sacuda tanto que al final se lo agradezcamos.

En mi caso, me exijo tener mínimo 3 espacios diferentes en un año, espacios ojalá lejos de lo habitual, entre más raros mejor. Lejos de tu lugar de origen en lo posible, donde nadie sepa quien eres, y donde quieran saber quien eres! El año pasado por ejemplo estuve “viviendo” en 3 países distintos. Cambié de ciudades, con gente que en la vida había visto, comida que no había probado, climas nuevos para mi…te gusten o no, son necesarios los cambios, y por lo tanto, debes estar preparado para adaptarte a ellos, asi algunas veces te saquen lagrimas o sonrisas!

¿Factores para lograr esa adaptación? Muchos o pocos. Tan grandes o tan pequeños como los quieras ver. Ahí te van los más comunes, y que estoy viviendo ahora (ojo, esto aplica para cuando vas a residir, porque estar en un lugar de vacaciones es otro cuento):

EL CLIMA: Frío o calor, he pasado por ambos extremos. Recuerdo haberme tenido que bañar hasta 4 veces en el día (y otras más en la noche), dormir sin ropa con sabanas calientes, y también he tenido que dormir con zapatos y guantes sin mantas. Prepárate antes con mucha vitamina C, porque tus defensas pueden pasarte factura. Compra ropa adecuada. Un aire acondicionado, un ventilador o una calefacción serán tus mejores amigos. Pero disfruta! Si hay nieve, sal y haz muñecos. Si llueve, vívelo en tu cama viendo películas. Si hace sol, camina! Por eso me gusta Madrid, porque así esté haciendo frío, siempre hay un sol que ver.

Imagen

Ese sol que tanto les hablo, y le tomo fotos cuando lo veo. Parque El Retiro.Madrid

EL TRANSPORTE: Metro o bus, carro o bici. Conoce los mejores medios para ir de un lugar a otro (aunque a mi ahora mismo el que más me guste sea caminar, caminar y caminar por horas). No importa si antes tenías un carro al que querías mucho, y ahora lo cambias por un vagón de metro. He pasado por esas, y créeme que ahora valoro cada vez que alguien se sube a cantar, en lugar de ir sola cantando en mi carro durante un trancón de Bogotá. Ahora mi medio de movimiento es el metro, el bus, y espero que llegue la primavera para ir en bicicleta a muchos sitios. Cuando me quiera ir por España usaré Bla Bla Car, la nueva forma de echar dedo y conocer no solo lugares, sino gente!

Imagen

Caminando en una de las calles de San Francisco…

LA VIVIENDA: Por lo general, en tiempos cortos alquilas, ya sea una casa, un apto o una habitación como en mi caso. Si no quieres contratos, y no tienes problema en compartir con demás personas, el estado “Roomate” es el mejor. Es económico, conoces gente, no te sientes solo, y seguro aprenderás mínimo a cocinar algo del país de tu compañer@. La mía se llama Rocio, argentina, de 28 años, psicóloga y recién separada (como yo), me recuerda mucho a Ushi Levy viviendo en Bogotá. Así que espero por lo menos hacer un buen asado con chimichurri en el patio de nuestra casa. Están invitadisimos! He tenido la oportunidad de vivir con muchos roomates en varios países, entre ellos, señoras viudas, bailarinas de reggaeton, traficantes colombianos sospechosos, ejecutivos bohemios, yoguis estresadas…, y vuelva y juega, todo es cuestión de adaptarse, de negociar, de poner reglas de juego desde el principio, pero eso si, si decides compartir, no puedes encerrarte en tu mundo. También he vivido sola en varios países, y no les niego que es una sensación increíble cerrar la puerta y sentir – TE. Pero si algún cambio en tu vida te permite adaptarte a “compartir” adelante!

Imagen

Algunas habitaciones a las que me adaptado en varias partes del mundo. La primera es la actual en Madrid.

,LA COMIDA: No podemos olvidarnos de nuestro cuerpo, es el que más siente estos cambios, y el que le cuesta a veces adaptarse más que a la mente. Desde que nos subimos en el avión el pobre ya está pasándola mal. Por eso trátalo con cariño. El metabolismo no es el mismo, menos si hay diferencia horaria como la mía, de 6 horas. Dale tiempo a que se adapte, no lo llenes de comida rara, no tantos condimentos, no tanto alcohol, no lo pongas a descubrir todo al mismo tiempo. No es lo mismo desayunar calentado de frijoles con huevo frito, que churros con chocolate, ni comerte una fruta de postre, en lugar de desayunar con ella. Los primeros días es Prueba y Error, mira que te gusta, y que le gusta a tu cuerpo. Si te pide como el mío, un café y tostadas con tomate por las mañanas, dáselo!

Imagen

¿Quiéres hacerme más feliz? Desayuna conmigo esto!

EL IDIOMA: Aunque en España hablamos el mismo que en Colombia. Es diferente. El castellano aun me sigue sorprendiendo todos los días, no sólo por su acento “menos dulce sudamericano”, sino por su doble sentido. Así como cuando vivía en República Dominicana, que nos entendíamos, pero al final no nos entendíamos. Ve con cuidado, pero tampoco te cohíbas de decirlo a tu manera. A mi es lo que más “Chevere” me resulta. No hay que perder la autenticidad de tus orígenes. Aunque ya sé que acá no puedo decirle a un hombre “Te la pelo” (al tratarse de pelar una fruta…), y tampoco puedo decir en un bar “Me regala un tinto” (porque el único lugar que regala cobrando es Colombia).

Imagen

Salón de Belleza “Maluca” en Cadiz, España. ¿En Colombia pegaría?

Seguro habrán mas factores. ¿Tienes uno diferente que contarnos? Yo menciono los más comunes, y los que más nos cuestan sobretodo por ser los que cubren nuestras necesidades primarias. Cosas como que… tu habitación no tenga aun wifi (como en mi caso), que no te entre luz natural en tu ventana (como en mi caso), que el celador de tu edificio sea colombiano y te salude de beso (como en mi caso), que el supermercado te quede al frente (como en mi caso), que el parque El Retiro esté a 5 minutos caminando de donde vives (como en mi caso)…no tienen precio…!

Dale tiempo al tiempo. Si tomaste la decisión de vivir un nuevo cambio, ahora sólo es cuestión de adaptarte. No le pongas atención a lo malo, minimizalo, engrandece lo bueno. De una vez te digo que el paquete “Todo Incluido” NO existe, siempre habrá algo que te falte o te sobre. Espero que te sirvan mis choco consejos, pero sobretodo, acuérdate que hay que seguir siendo el que eres, estés en el lugar que sea.

…Porque nos complicamos tanto por tan poco, sin darle espacio a los nuevos espacios…

…Llega, descubre y construye tu propio lugar siendo feliz porque si…

Anuncios

MINDFULNESS, Y EL PORQUÉ ESTOY AQUÍ

Voy a cumplir una semana de estar en Madrid, y aun la gente me sigue preguntando:

“¿Porqué carajos me vine 6 meses?”, ¿A España? “Estás loca! Si allá están en crisis”, “Otra vez Madrid?”, “A seguir estudiando? A recibir más clases?”…son tan sólo algunas reacciones que he venido recibiendo con amor desde que tomé la decisión hace 3 meses, y que aun… me siguen diciendo. Espero que luego de leer este post, me sigan apoyando como siempre lo han hecho…

Meditando en la costa de Algarve, Portugal

Meditando en la costa de Algarve, Portugal

Cuando les cuento mis motivaciones, (ojo, no les doy explicaciones, porque acuérdate que como bien dice mi amigo Ángel en su manifiesto : “que nadie te diga cómo tienes que vivir”), sino simplemente les comparto mis proyectos…, muchos fueron los que me dijeron que darían lo que fuera por meterse en el avión conmigo y cruzar el charco una vez más.

Mindfulness? Qué es eso? Al principio ni yo sabía de qué se trataba. La primera vez que supe que existía el poder de vivir el momento (de verdad), de vivir con la “atención plena” cada instante, de ser consciente y percibir con claridad tus pensamientos y emociones sin reaccionar de manera automática, fue cuando me envicié con el tema.

Desde hace unos años práctico yoga, fue ahí donde más allá de las posturas y la elasticidad que ganas, empecé a ser consciente de mi respiración. Fue así como desde cualquier lugar del mundo buscaba la forma de hacer yoga, y siempre la parte que más disfrutaba era la meditación. Ese momento en que pones a tu mente a hacer ejercicio, a liberarse de pensamientos que se vuelven “Ladrones de energia”. Es una invitación a ser consciente de cada respiro, de cada latido de tu corazón, de simplemente sentirte viv@!

Image

Mi “zona” para meditar en República Dominicana

Un poco como me pasó con el Hoponopono, muchos seguían preguntándome…: Mind que? Mindfulness, Maaaindfuuuuuulnesss, es decir, la atención y conciencia plena. Y aunque no soy budista, su corriente viene de los budas. A quienes respeto como cualquier otra persona, y comparto muchas de sus formas de entender el mundo. Pero no, tampoco soy budista (por lo menos no por ahora).

Pero no me quiero ir a otro tema, ahora bien. Ponte a pensar algo…Cuándo nos vemos angustiados o ansiosos en una situación, es muy normal oír a la gente decir: “Vive el momento”, “disfruta el presente”, “gózate este instante”..., pero en realidad no somos conscientes de lo más importante de ESE momento, y es: Aceptarlo tal y como viene…feo o bonito, bueno o malo. Es triste pero es una realidad: No estamos preparados.

Por eso me vine a Madrid, porque como lo expliqué en el post de mi viaje, me quise regalar 6 meses sólo para mi. Para seguir creciendo espiritualmente con más técnicas que me ayuden a sentirme sana y luego sanar. Ya llevo una semana de clases de Mindfulness, y estoy como boba estrenando novio, en modo esponja absorbiendo todo este nuevo aprendizaje para mi alma, y luego para todos ustedes y los que pueda ayudar a manejar ESOS momentos de ¿¿estrés??

Image

Siendo consciente de un atardecer en una silla de Portugal

Mis tareas en casa son meditaciones (te doy este enlace si quieres empezar con algo sencillo, pero luego haré un post de meditación para principiantes) de 45 minutos diarias, alimentación a mi alma con mucha lectura, y sobretodo, trabajo en equipo con mi consciencia para aprender de cada momento que vivo (cuando voy en el metro, cuando camino por la calle, cuando tomo un café, cuando hablo con alguien…etc), todo con el único fin de sentirme tranquila.

Pero para tener algo que contarles más adelante, también vine a estudiar coaching ontológico (próximamente post), y por si fuera poco, la vida me dio la oportunidad de encontrarme con gente muy valiosa: emprendedores, viajeros, con quienes me hablo todos los días, y sólo conozco en la vida virtual, pero que les sobra las ganas de sonreír, esos mismos con los que estoy preparando unos proyectos de emprendimiento para ayudarnos entre todos.

Y aun me (te) sigues preguntando, ¿porqué vine a Madrid (una vez más)?

…Porque lo único real con lo que todos contamos es el presente, porque nosotros mismos somos conscientes y estamos en la capacidad de aceptarlo tal y como viene para ser felices porque si…