¡BIENVENIDO ABRIL…Y EL FUTURO!

Hoy en mi sesión de “terapia a mi misma”, mi coach me salió con una pregunta a la que le tengo pereza…pero que tampoco me es indiferente: Andrea, ¿Cómo te ves en un año? Levanté mi taza de café y tomé un sorbo pasando por ese presente que estoy viviendo ahora y que aun me cuesta digerir. Qué difícil resulta pensar en el futuro…cuando estás tan enfocado en tu presente… Que difícil resulta pensar que  sí es posible plantearte la posibilidad de seguir siendo felices porque sí en un mes, en unos 6 meses, o…¿en un año? Porque he estado pensando en ello, y porque pude contestarle a pesar del respeto que le tengo al futuro, te invito a recibir Abril con las mismas ganas que tengo yo de hacerlo, y de seguir viviendo este presente para construir ese futuro….que ¡sí existe! ¿Quieres saber como me veo en un año?

Todos los días estoy estudiando la palabra presente en todos los sentidos. En Mindfulness el pasado, ni el futuro existen. Así que muy juiciosa lo he puesto en práctica cada día. Vivo el instante. Disfruto el aquí y el ahora. Pienso en esto que está pasando, en esto que que es “real”. Tal vez por eso mismo, mi intensidad es mayor en todo lo que hago, porque no estoy pendiente en lo que pasó, ni en lo que pasará. Bueno o malo, es una forma de ver la vida, y me ha funcionado. Pero también, tarde o temprano el futuro llega, y la ansiedad por saber qué vendrá, que pasará en tu vida…cobra un espacio en tu presente. A mi me pasó hace unos días, y me permití con un poco de nostalgia y de permitirme estar “triste porque sí” pensar en mi futuro. 

Esta taza llegó a mí en un restaurante gallego...¿Por qué no hoy?

Esta taza llegó a mí en un restaurante gallego…¿Por qué no hoy?

4 historias (que sin querer se unieron entre sí), y me invitaron a pensar en el futuro…

– El presente Feliz Porque SÍ: ¿Es verdad todo lo que estoy viviendo ahora? ¿Hasta cuándo durará toda esta dicha? ¿Podemos llegar a este nivel de tranquilidad y momentos de felicidad? Todas esas preguntas llegaron a mi mente justo ahora a 2 meses de terminar mis cursos. A 2 meses de entregar mi habitación. A 2 meses de tener mi experiencia Vipassana de meditación por 10 días. A 2 meses de…¡Yo que sé!

– Película El Diario de Noa (Notebook): Me gusta ver películas sin saber de qué se tratan. Este domingo lluvioso en Madrid me encerré en mi habitación, y me regalé una película al azar en mi portátil. No lloré por su historia, lloré por la mía. Me vi reflejada con muchos momentos que estoy viviendo ahora, pero que también quiero vivir. Seré Feliz Porque SÍ el día que encuentre ese viejito. Simplemente porque “El mejor tipo de amor es aquel que despierta el alma y nos hace aspirar a más”. 

– Clase de Amor – Ternura: Los que me conocen lo saben, soy una emocional, cursi y enamorada del amor. Así que ésta clase me cayó como anillo al dedo. Este día vimos el valor del amor y la ternura, y logré conectarme tanto que haciendo los ejercicios corporalmente me sentí libre. Me sentí auténtica. Tanto que los demás notaron mi flexibilidad y mi química con un estado que me hace sonreír y ser yo. Creo en el amar sobre todas las cosas, ¿Lo crees?

– La compasión de mis padres: Esa lucha por recibir el futuro no la puedo hacer más real que con la ayuda de dos personajes que me recuerdan a El Diario de Noa, y cada vez que los veo me hacen creer más y más en el amor hasta viejitos. En ese futuro que aun está por llegar. Dos personajes que suelen ser mi padre y mi madre, pero que prefiero verlos como esos dos apoyos incondicionales que piensan en mi futuro mientras yo pienso en mi presente. Los amo con locura, y aunque sé que mi futuro no esté a su lado, lo aceptan y me apoyan porque sólo quieren que sea Feliz Porque SÍ, y eso… es amor sobre todas las cosas.

Viejitos por mi barrio en Madrid...

Viejitos por mi barrio en Madrid…

Abril: Mi presente futuro

Cuando en mi trabajo tenía que hacer mis planes de marketing para el futuro, y pensaba en Q1, Q2,Q3… (quarters, para los del spanglish marketiniano), veia el año por trimestres. Ahora estoy decidida a recibir mi Q2 pensando en el futuro presente. Por ahora tengo claro mis 4 locuras que viviré con atención plena durante los próximos 30 días:

– Tienda Virtual en Felices Porque Sí: Lanzamiento de mi tienda on line de productos para ser “Felices Porque Sí”. (Siiii, estoy en ello, y aunque tuve que abandonar otros proyectos para dedicarme 100% a este, espero que se haga realidad y aprender mucho).

– Fin de semana “Queriendo Ser Feliz”: Que mejor que empezar mes con el taller que dicta Miguel Guzmán en Madrid, y del cual espero contarles en mi próximo post mi experiencia, y mi gasolina para arrancar mes más ¡feliz!

– Visita de una de mis mosketeras en Madrid: Patricia Beltran viene a visitarme una semana a llenarme con su amistad colombiana y a recordarme un poco mi pasado. Que ganas de tenerte en mi Madrid…

– Lanzarme en Paracaídas en Semana Santa: Por fin llegó el momento de perder el miedo y volar por unos minutos por el cielo de Portugal…próximo post con los detalles.

Siempre hay espacio para decir: ¡Otla vez! . Malasaña. Madrid.

Siempre hay espacio para decir: ¡Otla vez! . Malasaña. Madrid.

¿En un año? Me vi sonriendo, tranquila, acompañada… ¿De quién? No lo sé… pero no me vi sola. Con música con guitarras de fondo, con colores amarillos y verdes, oliendo a naturaleza, caminando cogida de la mano. Viviendo el presente…así me vi cuando se lo conté a mi coach.

¿Y tú? ¿Te has preguntado como te ves en un año? Te invito a NO hacerlo, sigue disfrutando este presente como yo. Y construye tu presente futuro, construye tu Abril con lo que quieres hacer. Dale prioridad a lo importante, y no a lo urgente. Preocúpate por vivir esto y no eso… Por lo menos no generes expectativas, a mi me ha servido, ¡pruébalo!

…Porque vivimos hoy pensando en el mañana,

porque vivimos ayer pensando en hoy,

porque vivimos mañana pensando en ayer.

Porque podemos permitir abrirnos espacios a pensar hoy en mañana

y mañana en lo que pasó.

Porque no pasa nada si de repente sueñas ahora con lo que puede ser…,

con lo que puede hacernos felices porque sí…  

MINDFULNESS WHATSAP…PERO

¿Alcanzaste a tener esas conversaciones en que durábamos horas y horas pegados al teléfono? ¿Pudiste mandar cartas con tu puño y letra a esa persona que tenías lejos? ¿Recibiste visita de tus amigos en la sala de tu casa teniendo de fondo la emisora de moda? ¿Salias al parque a hablar horas y horas en un banco, hasta que tus padres desesperados te buscaban por cielo y tierra? ¿Cuando ibas a fiestas y encendían las luces, recuerdas cuando te pedían (o daban) el teléfono en el papel de la servilleta? ¿Te acuerdas cuando teníamos que echar monedas al teléfono en la calle para que no se cortara y seguir hablando…y hablando? Tiempos aquellos…recordar es vivir, y también… morir si nos acercamos a la realidad. Hoy la atención plena está dedicada a nuestro viejo mejor amigo: El WhatsApp.

Desde que entré al mundo del Mindfulness fue de las primeras cosas que me cuestioné. ¿Cómo logro concentración al lado de mi móvil o celular? ¿Será que yo, Andrea Moreno, que desde hace unos años se ha convertido en mi amigo de batallas y triunfos, podría dejarlo ir poco a poco? ¿El mundo seguiría siendo igual, si descanso de mi móvil, y más estando a miles de kilómetros de mi país? ¿Pero acaso, el WhatsApp no nació para acercarnos a quienes tenemos lejos? ¡¡¡Sí!!! ¡Eso es verdad! Pero también llegó para alejarnos de quienes tenemos cerca.

Una campaña de los restaurantes WOK en Colombia

Un mensaje bien claro en las mesas de los restaurantes WOK de Colombia

¿Les suena esto?

– Es que no se despega del +%$#! WhatsApp

– Soy una extensión de mi IPhone

– No puedo vivir sin mi celular

– Me muero si se me pierde el móvil

Definitivamente hay un antes y un después de WhatsApp. ¿Cuándo me iba a imaginar a mi madre felicitándome en mi cumpleaños por con un “mono tapándose los ojos”? O, ¿mi hermano enviándome un vídeo con la primera clase de Capoeira de mi sobrino de menos de 1 año?  O, ¿Tener grupos y grupos por todo y para todo? Tampoco voy a negar que en esos casos, #NoTienePrecio recibir este tipo de mensajes. Pero esta claro que las conversaciones han venido cambiando, y ahora a cualquier plan que hagamos tenemos que contar en llevar a nuestro nuevo mejor amigo: ¡El Whatsap..Pero! Pero…¿y qué pasa si aplicas un poco de Mindfulness y le dedicas atención plena a esas conversaciones?

Para esto me encanta el WhatsApp, para acercarme a Bruno

Para esto me encanta WhatsApp (y Skype), para acercarme a Bruno

WhatsApp vs Atención Plena:

– Si vas a comer…es a comer. En un restaurante nada de poner  tu teléfono de decoración en la mesa o en la barra. Además si te descuidas te lo pueden robar.

– O la pasas bueno, o la pasas mal. Dos robadas de un Iphone5 duelen…, y como ya me pasó en Las Vegas, y en Bogotá en sitios de rumba, no quiero que te pase a ti. Mejor deja el teléfono en casa mientras la pasas bueno.

– Si quedaste con alguien es con alguien, no con algo que te está viendo chatear. Arriba el contacto visual. Esto aplica también para Skype, y créanme que lo he venido haciendo y la gente lo ha notado de manera positiva 🙂

– Si estás en cine, es para ver la película. No queremos que brilles en cine por la lucecita de tu teléfono…brilla por tu ausencia y presencia a la película.

– Si vas a hacer deporte, ¿es necesario tu teléfono? Tranquilo, que te creemos cuantas millas te hiciste con Nike. Pero no entiendo al final qué ejercitan más ¿las piernas o los dedos?

– Muévete sin hablar. No lo leas mientras vas conduciendo, o en el metro, o en el bus. Aparte que es malo para la retina del ojo, ojo para la rutina.

Esta es la "Lectura" ideal en el metro de Madrid

Esta es la “Lectura” ideal en el metro de Madrid

El WhatsApp es para:

– Hablar conversaciones cortas y concretas: Nada de extenderse, ni enviar mensajes de más de 6 lineas. Usa el teléfono. O el Skype, o mi favorito: !Tomate un café! (Aprovecho para agradecerle a mi amigo José, que con un buen café y una buena conversación me inspiró para este post #TuSabesQuienEres)

– Uso personal e intransferible: Nada de pasárselo a tu pareja y que escriba excusándose por ti. #AlgoEstamosHaciendoMal

– Enviar mensajes Porque Si: Es una buena herramienta para enviar besos porque si, o caras felices a tus amigas recordandoles que hacen falta…simplemente #Porque Si.

– Dárselo a alguien de mucha confianza: Si no conoces a la persona, mejor llámalo, o pídele si no hay problema en escribirle por WS. Pero si no conoces a la persona…es como cuando te van dando beso en la mejilla sin saber aun tu nombre. #HagameElFavor

– Informar poco a poco, no comunicarlo todo: Es algo en lo que estoy trabajando, y aunque me cuesta, creo que estoy mejorando a no escribir muchos temas al mismo tiempo, y esperar que la otra persona se llene de información sin oportunidad a responder a cada una. #UnaSolaCosaALaVez

– Grupos de trabajo exclusivamente para trabajo: Nada de enviar cadenas de “pedirle a Dios que nos envíe este mensaje para que se nos cumpla el milagrito”. Nada de escribir un fin de semana, menos un domingo en la noche. En estos casos los OK, y las manitos con el dedo gordo hacia arriba o hacia abajo vienen bien para terminar una conversación por WS. #SiSePuede

– Activar conversaciones con buena vibra: Envía mensajes positivos, imágenes alegres, sonidos chéveres (canciones por ejemplo), o Qué tal un: #BuenosBonitosDias + esta foto:

¡Buenos Bonitos Días!

¡Buenos Bonitos Días!

¿Y tu? ¿Estás como yo, en proceso de desconectarte de tu teléfono? ¿Prefieres tomarte un café o enviar monos y caritas felices por WhatsApp? ¿Cuál es tu “pero” en estas conversaciones?

…Porque nos acostumbramos a la facilidad y simplicidad de las cosas,

teniendo la oportunidad de rescatar lo complejo

y lo interesante que resulta mirarnos a los ojos y expresarnos de verdad.

Porque estamos a tiempo de despegarnos de la dependencia

y ganar independencia y grandes momentos en comunicarnos

ser felices porque si…

MINDFULNESS 3: MIS 24 HORAS DE ATENCIÓN PLENA

Ser conscientes de estar presentes en el aquí y ahora no solo es una tarea de meditación, ni de respiración. Conseguir la atención plena de cualquier actividad que hagas es Mindfulness. Meditar y respirar complementan este hábito, pero en realidad resulta bastante sencillo lograr hacer una sola cosa a la vez y disfrutarla al máximo. De eso se trata lo que te voy a contar ahora. Cómo hacer Mindfulness sin necesidad de las prácticas formales de meditación por 45 minutos, y de respiración por otros tantos. Para eso, te voy a compartir un día entero de atención plena en mi vida…

Nací de noche. Supongo que eso tendrá algo que ver con que mi inspiración se active cuando no hay sol. Soy nocturna, y eso ha hecho que mi horario habitual para dormirme sea después de la 1:00 am, (algo que me ha costado cuando vivo en pareja), pero así como hay quienes son más productivos de día, yo lo soy de noche. Por eso mis horarios son un poco diferentes, te cuento todo esto antes de decirte mi rutina, para que entiendas mejor como distribuyo mi tiempo.

Un momento de Mindfulness en Faro. Portugal.

Un momento de Mindfulness en Faro. Portugal.

 

Mi día 24 horas – Momento Mindfulness:

(los fines de semana son un poco diferentes, éste es un día actual – normal entre semana)

9:00 am – Respiro: Abro los ojos y doy gracias por amanecer respirando. Me regalo esos minutos para ser consciente de donde estoy. Me estiro como mis perros, y siento cada una de las partes de mi cuerpo, desde mi cabeza, hasta el dedo gordo de mi pie.

9:10 am – Agradezco: Saludo a quienes tengo cerca y lejos. Les regalo un #BuenosBonitosDias y sonrío. Soy consciente de las personas que tengo a mi alrededor, y con un mensaje por WhatsApp, con un Tweet, o con un beso (si están cerca mio), se los agradezco.

9:15 am – Me entero: Reviso desde mi móvil las noticias de lo que está pasando en el mundo (en mi caso, en Colombia y en España). Procuro no entrar en detalle, solo lo hago a modo de estar informada. Pero le doy la atención necesaria, y trato de leer las noticias negativas rápido…muy rápido.

9:30 am – Me observo: Me levanto, abro la ventana para recibir luz natural (aunque no tengo mucha ahora mismo donde vivo, me la imagino). Me miro al espejo y así, sin maquillaje, recién levantada !me siento la mujer más linda y llena de energía para comerme el mundo!

9:40 am – Me limpio: Voy al baño, hago pis, y me lavo la cara con agua fría. De nuevo, me despierto poco a poco y me vuelvo a ver en el espejo y me doy cuenta que estoy ahí.

9:45 am – Me hidrato: Me preparo un café, o algún liquido que pase por mi garganta y me quite la sed nocturna (jugos naturales, agua, o un café cuando necesito estar más atenta). Destapo la botella, la huelo, la sirvo y la siento…

9:50 am – Medito: Le dedico 15 a 20 minutos de meditación consciente a mi cuerpo y mente. En una esterilla, algunas veces con música de fondo, otras en total silencio. Me regalo éste espacio para activarme y mejorar mi capacidad de atención y concentración durante el día. 

10:15 am – Me alimento:  Hago mi desayuno dándole a mi cuerpo lo que me pida en ese momento (cereal de chocolate, tostadas con tomate, pancake de avena, huevos con tomate y cebolla…lo que sea). Y lo disfruto desde el primer sorbo y olor hasta, el último bocado.

10:30 am – Produzco: Trabajo en lo que más me gusta: Escribir. Contesto mensajes, reviso mi agenda, hago reuniones por Skype…, atención plena a mis proyectos, y a lo que me recompensa con dinero, pero que a la vez !disfruto tanto! En este momento trato de no interrumpir con llamadas, conversaciones de WhatsApp personales, es mi espacio para producir e inspirarme. Eso si, trato de hacer movimientos conscientes con pausas de 2 minutos cada vez que mi cuerpo me lo pida.

1:00 pm –  Me renuevo: Preparo la ropa que me voy a poner (con mucho color y buena vibra). Me inspiro nuevamente para darle el toque personal a mi día. Me baño, y me desconecto de todo, solo mi música de fondo me acompaña y el agua que recibo en mi cuerpo siendo consciente que estoy quedando como nueva. 

Color y vibración

Color y vibración

2:00 pm – Me alimento: Así como con el desayuno y la ropa, dejo a mi cuerpo y mi mente que decidan por mi. Abro la nevera y dejo que los olores y colores hagan su tarea con mi instinto de probar cosas nuevas. Cocino y dedico este espacio a crear arte con la comida, oliendo, untándome, decorando y saboreando eso que yo misma preparé. Es asi como nacen las #RecetasUchisParaSolteros en mi Twitter.

3:00 pm – Me muevo: Salgo a la calle, y veo el sol o la lluvia. Siento el frío o el calor en mi cuerpo. Me pongo mi música, y dedico a ver lo que hay alrededor: Gente, coches, imágenes… En este momento aprovecho y hago ejercicios conscientes de respiración, mientras que voy caminando o sentada en el metro.

4:00 pm – Aprendo: Recibo aprendizaje a través del estudio y me dedico únicamente a escuchar. Dejo los espacios de descanso para hablar por el móvil, y revisar mensajes, o los invierto conociendo mucho más a mis compañeros de clase.

7:30 pm – Disfruto: Procuro dedicar este espacio a mi. Es cuando quedo con mis amigos, salgo a cenar, a tomarme un café, a hacer compras, a ir a cine, a teatro… Y de nuevo, atención plena a lo que estoy haciendo y disfrutando con ellos. 

10:00 pm – Me inspiro: Este es mi momento favorito: La noche. Esas horas en las que me encuentro con las palabras y la música. En las que escribo artículos como éste. En las que leo, veo vídeos…, es el momento dedicado a disfrutar experiencias, y experimentar emociones y sensaciones.  

1:00 am – Descanso: Siempre trato de irme a la cama a esta hora. Algunas veces lo hago antes, otras después. Últimamente me está costando conciliar el sueño, para ello trato de no ir directamente a la cama cuando “Tengo que ir”, sino que me regalo unos instantes de no hacer nada, o de no llevar obligado a mi cuerpo a una cama, cuando aun no lo quiere. Hago unos estiramientos frente al espejo, veo la televisión, hojeo una revista, leo un libro…

Para. Observa. Disfruta en el metro. Madrid. España.

Para. Observa. Disfruta. Metro en Madrid. España.

 

Se me olvidaba algo…

Una cosa a la vez: Atención plena es hacer una cosa a la vez. La música es mi gasolina para activarme. !No pasa nada si estás escuchando música y al contrario, eso te inspira! Acuérdate de estar vibrando con ese ritmo a la vez que estás haciendo la actividad que sea en el momento. Es decir, no irte por ahí con la música vibrando a otra parte…

Respiración: Los momentos de respiración consciente son muy importantes, además que te calman, te llenan de energía. Yo los hago cuando estoy fuera para recibir el aire natural. Pero los puedes hacer en cualquier momento y a cualquier hora del día.

Movimientos conscientes: Hablaré luego de ellos, son movimientos que ayudan a mover tu cuerpo, y no mantenerlo tan rígido en posiciones estáticas como cuando estás frente al computador, o incluso recibiendo la charla de algún ponente. Trata de hacerlos cuando tu cuerpo te pida moverte.

¿Cómo es tu día? ¿Eres consciente de cada actividad que haces? ¿Disfrutas tanto como yo? 

…Porque vivimos el día a día sin ser conscientes

de estar presentes en el aquí y ahora.

Porque cada momento de nuestro día es tan valioso,

como cada vivencia y aprendizaje que recibimos.

Porque para estar atentos plenamente

solo necesitamos regalarnos el instante único de disfrutar

y ser felices porque si…