VOLVIENDO A LO BÁSICO

Cada vez que hablo con la gente que tengo lejos, que me ven por Skype, que reciben mis fotos sonriendo. Cada vez que me veo con la gente que tengo cerca, que nos vemos para tomar un café, que me ven sonriendo. Cada vez que llegamos a la pregunta que me llevó a escribirles hoy, me quiero más y MÁS! “Andre se te nota que estás feliz”…y luego de darles las gracias a través de mi sonrisa, viene la pregunta: ¿Qué haces para estar así? Les confieso que por segundos alcanzo a dudar en responder, pero mi seguridad y mi amor por mi misma hace que les responda con un: Estoy volviendo a lo básico, a amarme a mi misma. 

Hace un año no hubiera podido contestar la misma pregunta, no sólo porque ni siquiera había espacio para ella, sino porque la gente no lo notaba, al contrario, yo me preguntaba: ¿Cuándo seré feliz? ¿Estoy en búsqueda de esa felicidad? Hoy puedo contestar que aparte de ser una persona tan normal como tú, que también se pone triste, llora y se deprime, soy una persona que cada día me preocupo por hacer lo que me gusta hacer para ser lo que gusto ser. La clave, receta, formula, o respuesta a esa pregunta que me llevan haciendo está en: Volver a lo básico, en darle valor a las cosas que para ti antes no lo tenían, y buscar ese espacio que te hace sentir a gusto contigo misma, ese mismo que te hace sentir feliz 🙂

IMG_0785

Encontrando el camino. Punta Umbria.Huelva.España

Lo que pasa es que esta evolución (prefiero usar esta palabra a “cambio”), no llega de la noche a la mañana. Incluso creo que hasta ahora empecé a recorrer el camino de la felicidad. Pero para llegar a ese camino tuve que atravesar muchos espacios, lugares, momentos, y personas (algunas de ellas elegí dejarlas conmigo, otras elegí (y sigo en ello) dejarlas en el camino), y darme cuenta de realmente que era lo que me gustaba. Así de fácil. Es como cuando tienes 3 platos de comida, los tres te gustan igual, siempre que vas a un restaurante pides los mismos, pero al final te quedas con el que mejor le sienta a tu cuerpo, el que te puedes comer las veces que quieras y sabes que nunca te va a sentar mal. Yo escogí mi plato, y es este instante que estoy viviendo: Cuando decidí volver a lo básico.

¿Qué es Volver a lo Básico?

– Cambié el momento de recibir mi apartamento de soltera nuevo, recién comprado y pintado, listo para decorarlo a mi gusto. 65 metros cuadrados con terraza, chimenea, luz… por una habitación de 12 metros cuadrados en un piso (apartamento) que comparto con una argentina.

– Cambié no sólo uno, sino dos autos como medio de transporte por un abono mensual de buses y metro (el mejor del mundo)

– Cambié las salidas a divertirme los jueves, viernes, sábados…, por teatro, conciertos en salas pequeñas, o cenas en casas de amigos.

– Cambié las idas a cine los domingos (que eran más caras), por el miércoles del espectador y verme una película de cartelera cada semana.

– Cambié ir al salón de belleza a hacerme la manicure y la pedicure, por hacérmelas yo misma pintándomelas de colores cada semana.

– Cambié las subidas a taxis bogotanos a las 3:00am por las caminadas en las calles madrileñas escuchando mi música para el alma.

– Cambié el jugo de mora por el Vino Blanco (la verdad, es que es un lujo comprarte una buena botella por 2 euros).

Mi favorito jugo de mora...

Mi favorito jugo de mora…

– Cambié el estar metida en un trancón (atasco) para movilizarme de un lugar a otro, por caminar, respirar y tomar fotos sin pensar que me van a robar.

– Cambié mis catas de vino por ir a ferias y mercados gratis.

– Cambié a Janeth que me lavaba la ropa, me la planchaba, me limpiaba el baño…, por lavar yo misma cada 8 días en la lavadora, no planchar, y turnarme con mi compañera el aseo del baño.

– Cambié celebrar mi cumpleaños con grandes fiestas, siendo famosa con mis celebraciones, por no celebrarlo y ser igual de feliz.

– Cambié la forma de conocer gente nueva en eventos sociales por arriesgarme a tomar un café con desconocidos.

– Cambié ir todos los días al mejor gimnasio de Bogotá, y tomar clases de yoga y rumba, por salir a caminar por El Parque El Retiro.

– Cambié las cenas a los restaurantes de moda en Bogotá, por cocinar todos los días en mi “nueva” casa, y ser autora de platos que ni yo misma pensé que hacia.

Algunas de mis obras de arte by AndreUchis

Algunas de mis obras de arte

Y ahí sigo. Estoy volviendo a lo básico. Aun me quedan más costumbres que puedo ir cambiando poco a poco con el único fin de mejorar mi calidad de vida, y sentirme a gusto conmigo. Esta es tan sólo una de las claves para tener la cara que tengo cuando hablamos por Skype y me ves sonriendo 🙂 Hay otros factores, como el autoestima (para mi, la base de todo), la gente que escoges que te rodee y que puedas aprender de ellos, la capacidad de adaptarte al país que fueres, y así suene a lo de siempre, ver el lado bueno de todo, es verdad… !Funciona!

¿También te has dado la oportunidad de volver a lo básico? ¿Te gustaría hacerlo? ¿Qué cambios quisieras tener? !Arriésgate!

…Porque nos acostumbramos a tenerlo todo

y olvidarnos de aprender

y ver el verdadero valor de las cosas.

Porque nos da miedo dejar lujos, cosas materiales,

personas que no nos enseñan,

por lo básico, por lo espiritual,

por personas de quien aprendemos

más de lo que imaginas, y que son felices porque si…

Anuncios

HOY CUMPLO MIS 30 CON CRISIS INCLUIDA

AMBB

Esta es mi foto favorita, soy yo! Primera vez en el mar, sonriendo!

Hace 30 años nací a las 7:30pm, en Bogotá, Colombia. Hace 30 años mis padres supieron que era una niña solo hasta cuando me cargaron por primera vez en sus brazos. Hace 30 años llegué a este mundo, sin saber que hoy estaría contándolo en un blog a muchos que seguro han pasado, están pasando, o pasarán los tan anhelados 30…

Hay palabras que no suelo llevar en mi Larousse Personal: Dieta, Enfermedad, Odio, hacen parte de ellas, al igual que “Crisis”. Así es, esa misma que desde hace unos años se pronuncia mínimo una vez al día en cualquier parte del mundo. CRISIS, vaya palabra tan positiva! Cómo me estoy acostumbrando a ella desde hace unos meses y espero me acompañe durante los próximos años para ver el lado bueno de las cosas.

¿Crisis de los 30? Nunca entenderé porqué asociar la edad con la crisis? Ahora hay crisis de los 40, de los 50…en fin. Ojalá nos sigan dando estas crisis existenciales cada 5 o 10 años, o cada año, porque gracias a ellas, convertimos nuestras debilidades en oportunidades. Así cuesten lágrimas, o sonrisas. Todos estamos en la capacidad de afrontar crisis a diario, a nadie le queda difícil, lo fácil está en cómo lo quieres recibir tú…

Quieras o no, al final terminas envuelto en una “crisis” que solo tú decides vivirla y por supuesto, así como yo, disfrutártela intensamente y salir de ella. Hay tantos tabúes alrededor de los 30, que terminas cuestionándote tan duro, preguntándote qué has hecho, y qué piensas hacer, como si estuvieras pasándote factura a ti mismo… Hoy es mi día, hoy cumplo 30, pero hoy inicia mi año, y arranca mi nuevo aprendizaje con todo lo que quise echar en mi maleta hasta ayer, cuando aún tenía 29.

la fotoEres uno de ellos? Vas a cumplir los 30? Tienes miedo de llegar al 3er piso? Ya los cumpliste? Sigues vivo verdad? Esa es la idea! Compartir con todos los que están ahí leyéndome, con esos mismos que sintieron algo en su barriga el día que soplaron las 30 velitas. No pasa nada! Es un día más, pero acuérdate que es un MÁS a tu día…y a tu vida!

Hoy quiero compartirles esas 30 cosas que metí en mi maleta de la felicidad treintañera, cosas que seguramente me servirán para sobrevivir estos 10, 20, 30, y tantos años más que estoy decidida a vivir! Porque como me lo dijo un coach que tuve precisamente para que me ayudará a saber de qué se trataba esta crisis de los 30… “Estas buscando la felicidad, empaca lo que quieres llevarte al siguiente viaje”, gracias Augusto!

MI KIT 30:

  1. Mi adicción a escribir para expresar y compartir mi única verdad
  2. Mis Estudiantes para que me sigan enseñando más de lo que aprenden conmigo
  3. Mi Voz para cantar con el alma a quienes quiero con el corazón
  4. Mi España para continuar descubriéndola poquito a poco
  5. Mis Viajes en fotos, anécdotas, historias para ver el mundo con otras realidades
  6. Mi Música para el alma para que me acompaña a donde vaya por cielo y tierra
  7. Mi Debilidad por la salsa para darle movimiento a mi vida
  8. Mi Hermano para tener ese apoyo si o si porque si o si
  9. Mi Madrid para caminarla debajo de su cielo infinito
  10. Mi Pasión por el arte de cocinar para ser artista de grandes de-gustaciones
  11. Mis Mosketeras para reírnos y aprender juntas hasta viejitas
  12. Mi Entrada sin salida al mundo digital para contar afuera quién es esta loca
  13. Mi Playa sea en el lugar que sea para inyectarme de agua y luz
  14. Mi Meditación para regalarme instantes conscientes de verdad
  15. Mis Padres para despertarme con buenos bonitos días y acostarme con buenas bonitas noches
  16. Mi Sensibilidad por la creatividad para evolucionar con motivos
  17. Mi Colombia para seguir sintiéndome orgullosa de ser lo que soy
  18. Mis Libros para no sentirme sola cuando estoy acompañada
  19. Mi Sonrisa para seguir sintiéndome auténtica
  20. Mi Bogotá para olerla, comerla, y escucharla con mi gente
  21. Mi Toque Cromático en mi ropa cada vez que salgo a la calle para darle color a la vida
  22. Mi Lado Emocional para permitirme soñar con mi lado real
  23. Mis Abuelos para recordar que hay guerreros que salen adelante
  24. Mi Sangre Emprendedora para convertir los sueños en grandes ideas
  25. Mi Valentía para esos momentos en que solo tú tomas la decisión que cambia tu vida
  26. Mi Humildad para permitirme equivocarme y pedir perdón las veces que sea necesario
  27. Mis Perros para que me sigan dando amor in-condicional
  28. Mi Parte Guerrera para arriesgarme a decir SI a todo lo que puede empezar con un NO
  29. Mi Desapego a lo material para volver una y otra vez a vivir lo básico
  30. Mis Ganas de seguir comiéndome el mundo cueste lo que cueste

…Porque hoy cumplo 30 razones para seguir este camino,

porque cada día nos llenamos de más motivos

para cumplir lo que un día empezamos a ser,

felices porque si…

REGÁLEME UNA MONEDITA

Estoy segura que así como yo, muchos otros bloggers regalaron sus espacios para dedicarlo a un testimonio publicitario real. De nuevo, estos 18 minutos de material para nuestras vidas, me llegó a través del perfil de un amigo en Facebook. Es acá donde agradeces el poder de las redes SOCIALES.Muy pocas veces comparto vídeos, muy pocas veces hago click para verlos completos, muy pocas veces cambio mi música en el gimnasio (y es en serio), por ver a un creativo (argentino) hablando de una de sus “Enormes ideas”. Muy pocas veces me cautivan, y muchas veces como ahora lo comparto con todos ustedes.

Como muchos lo han visto, en mi perfil de Twitter ésta @blackwine es publicista (por accidente). Eso quiere decir que el mundo de la no verdad, me lo conozco de tal manera que no creo en nada de lo que se vende, excepto cuando el producto o el servicio se trata de personas, de historias de vida.

Si a esto le añado el ingrediente de TedX, una iniciativa tan increíble como sus mismos actores conferencistas de verdad verdad, y ser capaces de hacernos sentir una conferencia como si estuviéramos en la sala de nuestras casas, es más que suficiente para compartirles esta “Campaña de no mentira”, para decirles una vez más lo importante y bonito que es VIVIR con lo básico. (Prometo hacer más adelante un post agrandado con papa y gaseosa sobre Volver a lo básico).

Yo no lloré, pero si me sentí identificada cuando los indigentes, gamines, desechables (nunca he podido con esa palabra), gente de la calle…en fin, esas personas que son iguales que nosotros se te acercan y muchas veces con miedo no somos capaces ni de verlos a la cara. ¿Por qué? ¿Por qué no somos más felices, y en lugar de darles dinero, los hacemos sentir felices dándoles algo que necesitan?Esta bien, no te pido que les tomes una foto como lo hizo este argentino (muy buena idea por cierto), ni que te vayas de viaje un mes con ellos (también buena idea), pero si puedes comenzar con un pedazo de pan, un caldo en la tienda de la esquina, unas galletas en tu carro… pero sobretodo, hagamoslo sin miedo y con mucho amor.

…Porque dar a quienes más lo necesitan

(y no a nosotros mismos) 

nos hace más Felices Porque SÍ…