HOY NACE: HAZ QUE CUENTE.COM

Hace unos unos meses no me imaginaba estar en este lugar. Pero empecé a creer en mi, en mis capacidades, en mis ilusiones, en mis ideas, en mis ganas diarias de emprender, y me arriesgué. Hace unos meses no pasaba por mi mente que hoy 15 de febrero saliera al aire un proyecto que tampoco estaba en mis planes, ni siquiera en mi Mapa de Sueños de 2014. Hace tan poco (en verdad, muyyy poco) nació una idea con 9 personas que al igual que yo, tampoco tenían previsto meterse en esta locura, y hoy, luego de un trabajo diario en equipo, de juntar intereses y de apostarle a algo que no sabemos donde va a llegar, lanzamos Haz Que Cuente.

HQC Botón

10 “cuenteros”: 7 españoles (hombres), 3 mujeres (1 española, 2 colombianas, yo una de ellas), somos los que iniciamos este proyecto colaborativo dedicado a personas como tú, igual de inquietas, de apasionados por emprender, por aprender cada día y mejorar. Somos 10 personas a quienes nos unen tres cosas: Escribir sobre lo que nos gusta, Emprender para hacer realidad nuestras ideas, y Aprender día a día del mundo digital. Estos intereses fueron los que nos llevaron un día a unirnos y sacar adelante un espacio en el que pudiéramos colaborar y compartir nuestras experiencias a través de las palabras, y convertirnos en tu espejo para ayudarte a emprender y a aprender juntos.

A contrario de la mayoría de proyectos, nuestro objetivo desde el inicio (y aun sigue siendo), no tiene nada que ver con ganancias de tipo económico. Todos los días los aprendizajes han sido increíbles. Yo en menos de un mes he absorbido tanto conocimiento en el mundo digital de lo que te dan en un curso que dura un año y haya que pagarlo. Además mi crecimiento personal ha aumentado más rápido al lado de gente que escribe sobre emprender, formas de comunicarnos, de entendernos, sobre sus experiencias de viajes, sus fracasos y sus triunfos…La clave de un buen equipo está en compartir y recibir sabiduría, no conocimientos.

Hoy ya hemos ganado mucho. ¿Quieres saber qué?

  • Perder el miedo a arriesgarnos
  • Trabajar con personas que nunca en la vida habíamos visto
  • Trabajar con personas que nunca en la vida hemos visto 
  • Invertir nuestro tiempo libre en una pasión
  • Aceptar diferentes puntos de vista
  • Creer y ver que si se puede
  • Hacer parte de un proyecto colaborativo
  • Aprender a decir SI y NO con argumentos, sin vernos la cara
  • 9 personas nuevas en tu vida
  • Divertirnos, te parece poco?

Desde el colegio me enseñaron a trabajar en equipo, y siempre cuando decían que hiciéramos nuestros grupos era difícil escoger, o que te escogieran. En la universidad igual, siempre el interés y las cosas en común primaban sobre lo que en realidad podías aportar con tus conocimientos. Luego en el mundillo laboral, tuve que trabajar con personas de diferentes partes del mundo, otras culturas, otros puntos de vista, en otros idiomas, con etiquetas de cargos que te limitaban a ser como eres. Lo mejor que tiene Haz Que Cuente es que somos un grupo de personas que no nos conocíamos de antes de nada, que seguimos sin conocernos (personalmente), que no sabemos nuestras vidas privadas, pero si nuestras capacidades como personas y profesionales. 

ACERCA DE V08

Hoy empieza HazQueCuente.Com en el mundo de la blogosfera, sin fecha de caducidad, sin miedo a lo que venga, y con muchas ganas de latir a través de todos ustedes! Necesitamos vivir, y para eso te pedimos que hagas parte de este viaje de desarrollo personal y cuentes con nosotros para solo dos cosas: Aprender y Contarlo! Porque cada idea vale, porque cada segundo cuenta!

…Porque para sacar ideas adelante no necesitamos saber

quienes somos,

necesitamos saber que nos gusta hacer y que hacemos bien.

Porque perdemos tiempo en conocer

lo que nos gusta de alguien,

y no gustamos lo que desconocemos,

lo que nos hace felices porque si…

Anuncios

CUANDO QUIERO LLORAR, NO LLORO

Hoy mi inspiración la encontré donde menos me imaginé. Hace 8 años soy profesora y podría escribir un libro con cada una de las historias de mis estudiantes (prometo compartirles muchas en este blog). Pero esta vez sentí esa magia diferente de una persona que estuvo conmigo aprendiendo emprendimiento durante un semestre, y solo hasta hoy me di cuenta a través de su proyecto final que la vida es un cultivo, como su misma idea de negocio lo dice.

Siempre les digo a mis estudiantes que para emprender necesitan pensar en dos cosas: Para qué eres bueno y qué te hace feliz? Muchos les cuesta encontrar la respuesta. (a mi me llevó 10 años). Otros, como Carlos les fue más fácil. Su cara refleja ese trabajo en el campo que lo acompaña desde hace 36 años en Chia, donde nació. No se imagina una vida sin la naturaleza, y no entiende cómo en las películas del futuro solo ve edificios y no hay plantas.

Carlos Nivia, con las semillas de su emprendimiento

Carlos Nivia, con las semillas de su emprendimiento

Y es que para este celador, padre de 3 hijos, el haber prestado su servicio militar en el Amazonas fue el mejor regalo que pudo tener. Dice que desde ahí su vida cambió. “Como dice la canción de Nino Bravo: Cuando Dios hizo el edén, pensó en América”, me contaba mientras yo veía sus cultivos de tomate, cebolla, espinaca y lechuga que me presentaba en su proyecto “Cultivos de Vida”.

Lo sentí feliz contándome su idea de negocio. Le creí, y me contagió de su calma, y sus ganas de salir adelante con sus cultivos de frutas y verduras, y convertirse en un empresario ofreciendo huertas caseras en “edificios de ladrillo” (esos mismos que ve en las películas del futuro). “Le puse ese nombre a mi negocio, porque quiero buscar un futuro lleno de vida”. 

Cuanta razón tienes Carlos, somos como tus semillas. Algunos metidos en botellas de Coca-Cola, negándonos a recibir agua, ni aire para seguir viviendo. Otras crecen más rápido, otras deciden quedarse en el camino. Y sin embargo, ahí vamos, cultivando tristezas y dolor, en vez de alegría y felicidad. Que fácil lo tenemos y que difícil lo vemos.

Cuando le dije que su nota final se vería reflejada en un articulo en mi blog, y lo abracé dándole las gracias por permitirme compartir su vida con los demás. Me dijo: “Lloro de alegría desde el corazón, porque no me salen lagrimas”. Hace 16 años tuvo un accidente de transito, en donde perdió la fosa lagrimal que no le permite llorar.

…Porque teniendo lagrimas lloramos,

y teniendo semillas para cultivar nuestra propia vida

nos negamos a ser Felices Porque SÍ…