6 HORAS MEDITANDO (Y ADIÓS A LA TOS)

Hoy me superé a mi misma meditando 6 horas seguidas. Hace 4 meses ni me imaginaba que el empezar cerrando los ojos 10 minutos diarios para concentrarme solo en mi, me llevaría poco a poco y con mucha práctica a ir aumentando cada vez más, a ir exigiéndome hasta donde podía, a ir descubriendo en la meditación resultados mágicos que solo te pasan a ti. Meditar es una droga, tú decides cuando probarla, y decides cuando dejarla. Pero de una vez te digo, que cuando obtengas el beneficio se te vuelve un vicio. Hoy medité 6 horas seguidas, y no estuve los 360 minutos en la posición flor de loto con los ojos cerrados en una esterilla. No, no, noooo… Fueron 6 horas de atención plena a mi. ¿Quieres saber cómo fueron?

Nunca había sufrido el mal de la tos, ese que quiere quedarse en tu cuerpo días y días, sin poder dormir bien en las noches, con dolor en el pecho, con sensación de ahogo… En esas ando, y ya voy a cumplir 15 días, en los que he hecho uso de mis primeras soluciones naturales con jarabes, infusiones de tomillo, pastillas de jengibre, hasta pasar a urgencias de un hospital y aceptar (a regañadientes) tomarme por una semana 2 antibióticos, corticoides, y más químicos que al final te ayuda a quitar males pero a traer otros. No soy alérgica a nada (por ahora). Según el medico, “Es un virus que está dando”. Lo cierto es, que cada vez que tengo un dolor o un síntoma en en mi cuerpo me pregunto ¿Por qué? ¿Por qué tos? ¿Por qué esa sensación de ahogo? ¿Por qué hace unos días en clase de meditación me dio angustia de morir ahogada?

Acudí al libro de cabecera de mi compañera de piso, “Usted puede sanar su vida” de Louise L. Hay, en donde hace referencia a la tos como: “El deseo de ladrar al mundo, de ser escuchada”, y al vómito como: un “violento rechazo de ideas”. Y sí, puede que en estos días esté pasando por algo que quiera expresar y no he podido hacerlo, y a rechazar muchas ideas. Pero lo cierto es que hoy pasó (de nuevo) un milagrito con el Mindfulness (porque aun no he visto el santo), pero algo mágico SÍ tiene. Llevo durmiendo casi sentada varios días para evitar ahogarme, pero anoche fue de mis peores noches. Me desperté 3 veces tosiendo inconsciente, sudando, me mire al espejo y me di miedo. Hoy tenía que levantarme temprano para ir a mi sesión de meditación Mindfulness de 6 horas. No quería perdérmela. Y a pesar de los vómitos que me produjo la medicina, y lo mala que amanecí hubo una fuerza interior (porque claramente exterior no me podía ni tener), y tosiendo, y mientras llovía en Madrid salí optimista a mi cita con el Mindfulness.

No es falta de tiempo, es falta de interés. Me encontré esta nota un sábado en mi gimnasio en Portugal.

“No es falta de tiempo, es falta de interés”. Me encontré esta nota un sábado en mi gimnasio en Portugal

10:00am arrancamos casi 100 personas metidas en un salón con nuestras esterillas a sentir nuestra respiración y a relajarnos. Reglas de juego: No se habla, no se comparte contacto visual con nadie, prohibidos los teléfonos. Los primeros 45 minutos fueron de exploración a nuestro cuerpo y a nuestra mente. Ojos cerrados y dejar que los pensamientos fluyeran, y sentir todo el silencio que tienes alrededor. Mientras tanto mi ansiedad, y mi angustia por tener un ataque de tos iba desapareciendo. Así es…, primera hora y no tosí.

Luego pasamos a meditar con nuestro cuerpo haciendo unas posturas guiadas por el tutor, y nuestra conversación seguía con nosotros mismos. Nadie miraba a nadie. De nuevo, una meditación sentados, reconociendo que estábamos presentes. Después pasamos a meditar caminando, y ser conscientes en nuestro espacio de 1 metro de sentir nuestras plantas de los pies, nuestros pasos. Vamos para las 3 horas y terminamos con una meditación-visualización imaginándonos ser “unas montañas” para tener la sensación de vivir las 4 estaciones del año y aprender a estar preparados a los cambios…

Hora de comer, y seguimos sin hablar con nadie. Tampoco podemos mirar lo que los demás trajeron de comer. Seguimos meditando. Ahora practicamos el Mindfulness con la comida: Preparar, ver, oler, sentir, tocar, y morder 33 veces cada bocado de comida que te llevas a tu boca… ¿Lo has hecho? ¡Es genial!

Mi comida Mindfulness hecha y comida por mi

Mi comida Mindfulness hecha y comida por mi en #RecetaUchisParaSolteros

La sesión continua con una hora de meditación grupal, en donde sin tocarnos tenemos contacto físico con los demás. Meditamos al tiempo que vamos caminando y experimentando la misma sensación que tienes de piloto automático cuando vas por la calle y no miras a nadie. Somos conscientes del aquí y el ahora, sin dejar de sentir nuestros pies descalzos tocando el suelo. Y yo, en 5 horas había tosido ¡¡¡solo dos veces!!!

Los últimos momentos cerramos con una meditación hacia la compasión, en donde invitamos (en nuestra mente) a personas con las que queremos regalarle nuestro cariño y ponernos en su lugar para entenderlos, y entendernos. Algunos lloraron, otros siguen en silencio descubriéndose a si mismos. ¿Y yo? ¡Sigo sin toser!

¡Meditación acción 6 horas! Madrid. España.

¡Mi Meditación Acción 6 horas! Madrid. España.

6 horas meditando. 6 horas sin hablar con nadie. 6 horas de sentir un gran regalo: el silencio. 6 horas de compartir sin compartir con más de 100 personas que nunca antes había visto. 6 horas de respiración consciente. 6 horas de sentir y escuchar a mi cuerpo. 6 horas de desconexión. 6 horas de magia y de vida a mi salud. 6 horas que me quitaron ese mal que no pude con medicina, ni con jarabes. !Ahora quiero gritarle al mundo, y quiero recibir ideas! ¿Te atreves a meditar y sanarte conmigo?

…Porque los dolores aparecen en nuestra mente a través de

emociones y sentimientos que nosotros mismos podemos transformarlos.

Porque sentir dolor resulta tan fácil como sentir alivio.

Porque podemos sanarnos mentalmente para sentirnos vivos físicamente

y ser felices porque sí…

!ATENCIÓN! CON – SENTIDOS

¿Qué sientes ahora mismo? ¿Te has preguntado hoy esto? ¿Te has dado el placer, como yo, de sentir cada una de las personas, animales, flores, comida, música, clima, objetos, lecturas, vídeos…te has dado ese gusto y ese lujo de S E N T I R tooooodo lo que está alrededor tuyo? !Para! Solo te pido el favor que me regales y te regales estos minutos para sentir mi post. !Así es! Quiero que disfrutes este placer de estar leyéndome y sintiéndome al mismo tiempo. Utiliza esos 5, 4, 3, 2, o 1 de los sentidos que tienes para hacer de éste momento de lectura, un instante único de atención plena en ti y en mi. ¿Quieres ir por un café o un vino (blanco), y acompañarme en esta lectura con – sentido? Tomate tu tiempo…te espero para sentir…

Luego de haberte confesado y recomendado en mis 24 horas de Mindfulness, el mirarte en un espejo mínimo una vez al día para subir ese autoestima y sentirte tan increíble como yo, ¿te diste cuenta de lo que tienes? (No estoy hablando del cuerpazo que te mandas…), te diste cuenta que tienes ¿Ojos para ver?, ¿Oídos para escuchar?, ¿Nariz para oler?, ¿Boca para degustar? y ¿Manos y Pies para tocar? Y si no los tienes completos, no pasa nada. Aparte de ser un valiente, !sigues sintiendo! Sino, que lo diga mi abuelo Miguel, que sin su pierna derecha sigue caminando por la vida como un guerrero. De eso se trata. De ser conscientes que tenemos estas 5 armas para irnos a la aventura y explorar todo lo que nos rodea. Si no te das ha dado cuenta que las tienes aun, te doy 3 minutos para que lo hagas ahora mismo, y seas tu propio espejo: ¿Los tienes contigo?

!Adelante! Ahora úsalos para…

VER

Date cuenta de lo que estás viendo ahora. Tu teléfono, tu tableta, tu portátil, desde donde sea que me estés leyendo, ¿Lo habías visto antes?, ¿Era así de grande, o así de pequeño?, ¿Te habías fijado en su color?. Si los ojos son el reflejo del alma… ¿Qué tanto estás dispuesto a reflejar, o a recibir a través de la mirada de quien te mira, o de lo que estás mirando? Aprovecha esa visión que tienes, con maquillaje, sin maquillaje, con lentes, sin lentes, con poca o mucha visión para ver lo que nunca has visto. Conviértete en Caperucita Roja para verlo mejor…

– Los Recuerdos: Mira las fotos que tienes en tu casa, no las uses para adornar. Trae tus recuerdos con imágenes que te hagan sonreír, y no las que te hagan llorar.

– Los Ingredientes: Al cocinar saca los tomates de la bolsa, ¿has visto su color?, ¿Sigue siendo la yema del huevo igual de amarilla?

– El Despertar: ¿Has visto a la persona que se despierta a tu lado todos los días? Así, sin maquillaje, sin afeitarse, sin peinarse… !Empieza el día con una vibración natural!

– La Ventana: Cuando te levantes, abre la ventana de tu habitación, y !mira! ¿Qué ves? ¿Ladrillos, árboles, edificios, nubes…?

Mi despertar en Santo Domingo, desde mi apto

Mi despertar desde mi apto en Santo Domingo, República Dominicana

TOCAR

La piel…el primer órgano de nuestro cuerpo más vulnerable al exterior. Esa que se deja ver, y que poco usamos. Utilízala, pero sin maquillaje, ni ropa, ni accesorios que no te permitan sentir con tus dedos (de la mano, o de los pies), esas texturas que te estabas perdiendo… Toca hasta que se te pongan los pelitos de punta, hasta que sientas frío o calor, hasta que te pase corriente por lo que acabas de tocar. Es de mis favoritas…

– Lo Natural: Toca esa planta que tienes decorando tu casa. Yo tengo un bambú en mi escritorio, y cuando soy consciente de tenerlo presente, lo toco, y siento su tallo, y sus hojas suaves…

– El Con-tacto: Sin querer tocaste la pierna de alguien, !genial! No sientas vergüenza, al contrario, ¿qué sensación te dio? En lugar de decir: “Lo siento”, cámbialo por una sonrisa.

– El Dinero: Te das cuenta que las monedas y los billetes pasan por nuestras manos, pero… !nunca las tocamos! Tocalas pensando que vas a tener mucho más del que tienes ahora en tu mano.

– Las Mascotas: Qué falta me hace tocar a mis dos perros…”Bruno y Chester”, cada uno tan diferente, con una energía tan distinta. Si no tienes, toca el perro de tu vecino, el que pasa por la calle y te dice con su mirada que lo toques. !No pasa nada! Adiós a los prejuicios…que mejor contagio que la vibración de un animal.

Chester y Bruno bogotaneando

Chester y Bruno bogotaneando

ESCUCHAR

¿Te has detenido a es – cuchar? Los oídos no sólo son para ponerlos bonitos con joyas, o accesorios. Mas allá de esos orificios, hay un espacio que retiene todo lo que suena a tu alrededor. Es una puerta que siempre está abierta a lo que quieras y no quieras que entré: Palabras, música, sonidos, gritos, murmuros, gemidos…hasta el silencio lo podrás sentir si te dispones a escuchar con atención. 

– La Música: Es mi compañía la mayor parte del tiempo, y hay momentos en que escucho realmente lo que ésta diciendo el que canta, los instrumentos que hay detrás, y cierro los ojos y me imagino en un concierto acústico privado en donde la protagonista soy yo.

– La Lluvia: Hace poco experimenté una de las sensaciones que pude haber aprovechado en Bogotá, y nunca le puse atención: El sonido de la lluvia. Esa fuerza del agua cuando estás cubierto en tu casa, metido en la cama, pero también cuando te encuentras fuera. Tuve la fortuna de salir sin paraguas y escuchar las gotas de agua en mi ropa, en la calle…!Fue increíble!

– El Vino: Uno de los sonidos que más me disfruto es cada vez que abro mis botellas de vino blanco. Ese momento en que el corcho sale de la botella con nuestra presión y fuerza, es el comienzo de muchos finales. !Salud!

Vinos para abrir en mi cata en Hunter Valley, Australia

Vinos para brindar en mi cata en Hunter Valley, Australia

DEGUSTAR

Según la RAE (que no soy muy amiga de ella), pero en este caso estoy totalmente de acuerdo cuando se refiere a la acción de “Degustar: Saborear y percibir con deleite otras sensaciones agradables”. Y aunque muchas veces nos resulte desagradable por el picante, el dulce, lo ácido, lo salado…, es una sensación que toma su tiempo y que le ha permitido a nuestras bocas viajes orgásmicos con lengua incluida…

– El Jamón: No como cerdo, ni carnes rojas hace ya bastantes años. Pero tengo mis excepciones con el Jamón Serrano. Ahora no puede faltar en mi cocina, y cada vez que mi cuerpo pide degustarlo…se lo doy con todo el placer que se merece.

– La Uva..Pasa: En clase de Mindfulness me gustó mucho un ejercicio que quiero compartírtelo: Busca una uva pasa, y dedícate el tiempo necesario a olerla, verla, tocarla, escucharla con tu dedo en tus oídos, pero sobretodo dejarla unos segundos en tu boca sin masticarla, saboreala, pásala de un lado a otro, juega con ella, luego muérdela, y síguela degustando, siente sus arrugas, su relleno, hasta que pase por tu esófago y caiga feliz al estomago después de haber jugado en tu boca…

– El Riesgo: Eres de los que dices: “¿Canguro?, gracias, pero no”, No sabes de lo que te estás perdiendo…, y si, en mi opinión, el canguro no es un plato para repetir, pero por lo menos ya sé de qué se trata. Arriésgate a probar sabores nuevos, y luego si puedes decir: “No gracias, ya probé el canguro y no quiero “degustarlo” de nuevo”.

Pizza de canguro en Sidney. Australia.

Probando pizza de canguro en Sidney. Australia.

OLER

En la universidad recuerdo que tenía una amiga Anósmica, es decir, que no podía oler. Recuerdo que también fumaba mucho, y le costaba dejar de hacerlo…ahora entiendo el porqué. Nuestra nariz, a esa misma que le ponemos piercings, que con cirugías le quitamos o ponemos para dejarla más bonita, le podemos sacar más provecho que un perro, que lo hacen por ese instinto animal de únicamente querer relacionarse con el mundo que los rodea. !!Respira profundo y huele huele huele!!

– El Café: Hay quienes el olor a gasolina les gusta, otros el de la pintura fresca, y otros el de pegamento…, a mi, como buena colombiana, el olor a café me envicia. Velas con olor a café, cremas de café…, pero ese momento de tomarlo y pasar la taza por tu nariz y catarlo…!ese momento! Sin palabras.

– El Perfume: Usas perfume en todo tu cuerpo, y… ¿sabes en verdad a qué huele? ¿Es dulce, cítrico, aromático? ¿Le has preguntado a alguien que te huela y te diga si siente ese olor?

– El Sahumerio: Desde hace un tiempo le he venido encontrando más y más interés a los sahumerios. Aparte del ritual que lleva, el hecho de comprarlos, de escoger el que te gusta, de ponerlos en la base, de encenderlos, de dejar que se quemen con el fuego, de ver cuando empiezan a botar humo, y de ese ultimo paso de empezar a sentir su olor… Los que tengo ahora son de vainilla, palmarosa, y ylang ylang, y gracias a las propiedades de éstas hierbas, me resulta un estimulante, equilibrante y relajante que suaviza la frustración. !Anímate con uno! Son baratos y rinden más que los Spray de Glade.

Mi capuccino con olor a café

Mi capuchino con olor a café

¿Cuál es tu sentido con-sentido? Cuando sientes, ¿lo haces con los 5? ¿Has intentado dejar de usar uno de ellos?

…Porque nos volvemos ciegos viendo,

insensibles tocando, sordos escuchando,

insípidos degustando,

y anósmicos oliendo,

porque teniendo la fortuna de sentir

con nuestros 5 sentidos,

desaprovechamos esos instantes en que podemos

con – sentir nuestras sensaciones

y ser felices porque si…

MINDFULNESS 3: MIS 24 HORAS DE ATENCIÓN PLENA

Ser conscientes de estar presentes en el aquí y ahora no solo es una tarea de meditación, ni de respiración. Conseguir la atención plena de cualquier actividad que hagas es Mindfulness. Meditar y respirar complementan este hábito, pero en realidad resulta bastante sencillo lograr hacer una sola cosa a la vez y disfrutarla al máximo. De eso se trata lo que te voy a contar ahora. Cómo hacer Mindfulness sin necesidad de las prácticas formales de meditación por 45 minutos, y de respiración por otros tantos. Para eso, te voy a compartir un día entero de atención plena en mi vida…

Nací de noche. Supongo que eso tendrá algo que ver con que mi inspiración se active cuando no hay sol. Soy nocturna, y eso ha hecho que mi horario habitual para dormirme sea después de la 1:00 am, (algo que me ha costado cuando vivo en pareja), pero así como hay quienes son más productivos de día, yo lo soy de noche. Por eso mis horarios son un poco diferentes, te cuento todo esto antes de decirte mi rutina, para que entiendas mejor como distribuyo mi tiempo.

Un momento de Mindfulness en Faro. Portugal.

Un momento de Mindfulness en Faro. Portugal.

 

Mi día 24 horas – Momento Mindfulness:

(los fines de semana son un poco diferentes, éste es un día actual – normal entre semana)

9:00 am – Respiro: Abro los ojos y doy gracias por amanecer respirando. Me regalo esos minutos para ser consciente de donde estoy. Me estiro como mis perros, y siento cada una de las partes de mi cuerpo, desde mi cabeza, hasta el dedo gordo de mi pie.

9:10 am – Agradezco: Saludo a quienes tengo cerca y lejos. Les regalo un #BuenosBonitosDias y sonrío. Soy consciente de las personas que tengo a mi alrededor, y con un mensaje por WhatsApp, con un Tweet, o con un beso (si están cerca mio), se los agradezco.

9:15 am – Me entero: Reviso desde mi móvil las noticias de lo que está pasando en el mundo (en mi caso, en Colombia y en España). Procuro no entrar en detalle, solo lo hago a modo de estar informada. Pero le doy la atención necesaria, y trato de leer las noticias negativas rápido…muy rápido.

9:30 am – Me observo: Me levanto, abro la ventana para recibir luz natural (aunque no tengo mucha ahora mismo donde vivo, me la imagino). Me miro al espejo y así, sin maquillaje, recién levantada !me siento la mujer más linda y llena de energía para comerme el mundo!

9:40 am – Me limpio: Voy al baño, hago pis, y me lavo la cara con agua fría. De nuevo, me despierto poco a poco y me vuelvo a ver en el espejo y me doy cuenta que estoy ahí.

9:45 am – Me hidrato: Me preparo un café, o algún liquido que pase por mi garganta y me quite la sed nocturna (jugos naturales, agua, o un café cuando necesito estar más atenta). Destapo la botella, la huelo, la sirvo y la siento…

9:50 am – Medito: Le dedico 15 a 20 minutos de meditación consciente a mi cuerpo y mente. En una esterilla, algunas veces con música de fondo, otras en total silencio. Me regalo éste espacio para activarme y mejorar mi capacidad de atención y concentración durante el día. 

10:15 am – Me alimento:  Hago mi desayuno dándole a mi cuerpo lo que me pida en ese momento (cereal de chocolate, tostadas con tomate, pancake de avena, huevos con tomate y cebolla…lo que sea). Y lo disfruto desde el primer sorbo y olor hasta, el último bocado.

10:30 am – Produzco: Trabajo en lo que más me gusta: Escribir. Contesto mensajes, reviso mi agenda, hago reuniones por Skype…, atención plena a mis proyectos, y a lo que me recompensa con dinero, pero que a la vez !disfruto tanto! En este momento trato de no interrumpir con llamadas, conversaciones de WhatsApp personales, es mi espacio para producir e inspirarme. Eso si, trato de hacer movimientos conscientes con pausas de 2 minutos cada vez que mi cuerpo me lo pida.

1:00 pm –  Me renuevo: Preparo la ropa que me voy a poner (con mucho color y buena vibra). Me inspiro nuevamente para darle el toque personal a mi día. Me baño, y me desconecto de todo, solo mi música de fondo me acompaña y el agua que recibo en mi cuerpo siendo consciente que estoy quedando como nueva. 

Color y vibración

Color y vibración

2:00 pm – Me alimento: Así como con el desayuno y la ropa, dejo a mi cuerpo y mi mente que decidan por mi. Abro la nevera y dejo que los olores y colores hagan su tarea con mi instinto de probar cosas nuevas. Cocino y dedico este espacio a crear arte con la comida, oliendo, untándome, decorando y saboreando eso que yo misma preparé. Es asi como nacen las #RecetasUchisParaSolteros en mi Twitter.

3:00 pm – Me muevo: Salgo a la calle, y veo el sol o la lluvia. Siento el frío o el calor en mi cuerpo. Me pongo mi música, y dedico a ver lo que hay alrededor: Gente, coches, imágenes… En este momento aprovecho y hago ejercicios conscientes de respiración, mientras que voy caminando o sentada en el metro.

4:00 pm – Aprendo: Recibo aprendizaje a través del estudio y me dedico únicamente a escuchar. Dejo los espacios de descanso para hablar por el móvil, y revisar mensajes, o los invierto conociendo mucho más a mis compañeros de clase.

7:30 pm – Disfruto: Procuro dedicar este espacio a mi. Es cuando quedo con mis amigos, salgo a cenar, a tomarme un café, a hacer compras, a ir a cine, a teatro… Y de nuevo, atención plena a lo que estoy haciendo y disfrutando con ellos. 

10:00 pm – Me inspiro: Este es mi momento favorito: La noche. Esas horas en las que me encuentro con las palabras y la música. En las que escribo artículos como éste. En las que leo, veo vídeos…, es el momento dedicado a disfrutar experiencias, y experimentar emociones y sensaciones.  

1:00 am – Descanso: Siempre trato de irme a la cama a esta hora. Algunas veces lo hago antes, otras después. Últimamente me está costando conciliar el sueño, para ello trato de no ir directamente a la cama cuando “Tengo que ir”, sino que me regalo unos instantes de no hacer nada, o de no llevar obligado a mi cuerpo a una cama, cuando aun no lo quiere. Hago unos estiramientos frente al espejo, veo la televisión, hojeo una revista, leo un libro…

Para. Observa. Disfruta en el metro. Madrid. España.

Para. Observa. Disfruta. Metro en Madrid. España.

 

Se me olvidaba algo…

Una cosa a la vez: Atención plena es hacer una cosa a la vez. La música es mi gasolina para activarme. !No pasa nada si estás escuchando música y al contrario, eso te inspira! Acuérdate de estar vibrando con ese ritmo a la vez que estás haciendo la actividad que sea en el momento. Es decir, no irte por ahí con la música vibrando a otra parte…

Respiración: Los momentos de respiración consciente son muy importantes, además que te calman, te llenan de energía. Yo los hago cuando estoy fuera para recibir el aire natural. Pero los puedes hacer en cualquier momento y a cualquier hora del día.

Movimientos conscientes: Hablaré luego de ellos, son movimientos que ayudan a mover tu cuerpo, y no mantenerlo tan rígido en posiciones estáticas como cuando estás frente al computador, o incluso recibiendo la charla de algún ponente. Trata de hacerlos cuando tu cuerpo te pida moverte.

¿Cómo es tu día? ¿Eres consciente de cada actividad que haces? ¿Disfrutas tanto como yo? 

…Porque vivimos el día a día sin ser conscientes

de estar presentes en el aquí y ahora.

Porque cada momento de nuestro día es tan valioso,

como cada vivencia y aprendizaje que recibimos.

Porque para estar atentos plenamente

solo necesitamos regalarnos el instante único de disfrutar

y ser felices porque si…