6 HORAS MEDITANDO (Y ADIÓS A LA TOS)

Hoy me superé a mi misma meditando 6 horas seguidas. Hace 4 meses ni me imaginaba que el empezar cerrando los ojos 10 minutos diarios para concentrarme solo en mi, me llevaría poco a poco y con mucha práctica a ir aumentando cada vez más, a ir exigiéndome hasta donde podía, a ir descubriendo en la meditación resultados mágicos que solo te pasan a ti. Meditar es una droga, tú decides cuando probarla, y decides cuando dejarla. Pero de una vez te digo, que cuando obtengas el beneficio se te vuelve un vicio. Hoy medité 6 horas seguidas, y no estuve los 360 minutos en la posición flor de loto con los ojos cerrados en una esterilla. No, no, noooo… Fueron 6 horas de atención plena a mi. ¿Quieres saber cómo fueron?

Nunca había sufrido el mal de la tos, ese que quiere quedarse en tu cuerpo días y días, sin poder dormir bien en las noches, con dolor en el pecho, con sensación de ahogo… En esas ando, y ya voy a cumplir 15 días, en los que he hecho uso de mis primeras soluciones naturales con jarabes, infusiones de tomillo, pastillas de jengibre, hasta pasar a urgencias de un hospital y aceptar (a regañadientes) tomarme por una semana 2 antibióticos, corticoides, y más químicos que al final te ayuda a quitar males pero a traer otros. No soy alérgica a nada (por ahora). Según el medico, “Es un virus que está dando”. Lo cierto es, que cada vez que tengo un dolor o un síntoma en en mi cuerpo me pregunto ¿Por qué? ¿Por qué tos? ¿Por qué esa sensación de ahogo? ¿Por qué hace unos días en clase de meditación me dio angustia de morir ahogada?

Acudí al libro de cabecera de mi compañera de piso, “Usted puede sanar su vida” de Louise L. Hay, en donde hace referencia a la tos como: “El deseo de ladrar al mundo, de ser escuchada”, y al vómito como: un “violento rechazo de ideas”. Y sí, puede que en estos días esté pasando por algo que quiera expresar y no he podido hacerlo, y a rechazar muchas ideas. Pero lo cierto es que hoy pasó (de nuevo) un milagrito con el Mindfulness (porque aun no he visto el santo), pero algo mágico SÍ tiene. Llevo durmiendo casi sentada varios días para evitar ahogarme, pero anoche fue de mis peores noches. Me desperté 3 veces tosiendo inconsciente, sudando, me mire al espejo y me di miedo. Hoy tenía que levantarme temprano para ir a mi sesión de meditación Mindfulness de 6 horas. No quería perdérmela. Y a pesar de los vómitos que me produjo la medicina, y lo mala que amanecí hubo una fuerza interior (porque claramente exterior no me podía ni tener), y tosiendo, y mientras llovía en Madrid salí optimista a mi cita con el Mindfulness.

No es falta de tiempo, es falta de interés. Me encontré esta nota un sábado en mi gimnasio en Portugal.

“No es falta de tiempo, es falta de interés”. Me encontré esta nota un sábado en mi gimnasio en Portugal

10:00am arrancamos casi 100 personas metidas en un salón con nuestras esterillas a sentir nuestra respiración y a relajarnos. Reglas de juego: No se habla, no se comparte contacto visual con nadie, prohibidos los teléfonos. Los primeros 45 minutos fueron de exploración a nuestro cuerpo y a nuestra mente. Ojos cerrados y dejar que los pensamientos fluyeran, y sentir todo el silencio que tienes alrededor. Mientras tanto mi ansiedad, y mi angustia por tener un ataque de tos iba desapareciendo. Así es…, primera hora y no tosí.

Luego pasamos a meditar con nuestro cuerpo haciendo unas posturas guiadas por el tutor, y nuestra conversación seguía con nosotros mismos. Nadie miraba a nadie. De nuevo, una meditación sentados, reconociendo que estábamos presentes. Después pasamos a meditar caminando, y ser conscientes en nuestro espacio de 1 metro de sentir nuestras plantas de los pies, nuestros pasos. Vamos para las 3 horas y terminamos con una meditación-visualización imaginándonos ser “unas montañas” para tener la sensación de vivir las 4 estaciones del año y aprender a estar preparados a los cambios…

Hora de comer, y seguimos sin hablar con nadie. Tampoco podemos mirar lo que los demás trajeron de comer. Seguimos meditando. Ahora practicamos el Mindfulness con la comida: Preparar, ver, oler, sentir, tocar, y morder 33 veces cada bocado de comida que te llevas a tu boca… ¿Lo has hecho? ¡Es genial!

Mi comida Mindfulness hecha y comida por mi

Mi comida Mindfulness hecha y comida por mi en #RecetaUchisParaSolteros

La sesión continua con una hora de meditación grupal, en donde sin tocarnos tenemos contacto físico con los demás. Meditamos al tiempo que vamos caminando y experimentando la misma sensación que tienes de piloto automático cuando vas por la calle y no miras a nadie. Somos conscientes del aquí y el ahora, sin dejar de sentir nuestros pies descalzos tocando el suelo. Y yo, en 5 horas había tosido ¡¡¡solo dos veces!!!

Los últimos momentos cerramos con una meditación hacia la compasión, en donde invitamos (en nuestra mente) a personas con las que queremos regalarle nuestro cariño y ponernos en su lugar para entenderlos, y entendernos. Algunos lloraron, otros siguen en silencio descubriéndose a si mismos. ¿Y yo? ¡Sigo sin toser!

¡Meditación acción 6 horas! Madrid. España.

¡Mi Meditación Acción 6 horas! Madrid. España.

6 horas meditando. 6 horas sin hablar con nadie. 6 horas de sentir un gran regalo: el silencio. 6 horas de compartir sin compartir con más de 100 personas que nunca antes había visto. 6 horas de respiración consciente. 6 horas de sentir y escuchar a mi cuerpo. 6 horas de desconexión. 6 horas de magia y de vida a mi salud. 6 horas que me quitaron ese mal que no pude con medicina, ni con jarabes. !Ahora quiero gritarle al mundo, y quiero recibir ideas! ¿Te atreves a meditar y sanarte conmigo?

…Porque los dolores aparecen en nuestra mente a través de

emociones y sentimientos que nosotros mismos podemos transformarlos.

Porque sentir dolor resulta tan fácil como sentir alivio.

Porque podemos sanarnos mentalmente para sentirnos vivos físicamente

y ser felices porque sí…

Anuncios

MINDFULNESS WHATSAP…PERO

¿Alcanzaste a tener esas conversaciones en que durábamos horas y horas pegados al teléfono? ¿Pudiste mandar cartas con tu puño y letra a esa persona que tenías lejos? ¿Recibiste visita de tus amigos en la sala de tu casa teniendo de fondo la emisora de moda? ¿Salias al parque a hablar horas y horas en un banco, hasta que tus padres desesperados te buscaban por cielo y tierra? ¿Cuando ibas a fiestas y encendían las luces, recuerdas cuando te pedían (o daban) el teléfono en el papel de la servilleta? ¿Te acuerdas cuando teníamos que echar monedas al teléfono en la calle para que no se cortara y seguir hablando…y hablando? Tiempos aquellos…recordar es vivir, y también… morir si nos acercamos a la realidad. Hoy la atención plena está dedicada a nuestro viejo mejor amigo: El WhatsApp.

Desde que entré al mundo del Mindfulness fue de las primeras cosas que me cuestioné. ¿Cómo logro concentración al lado de mi móvil o celular? ¿Será que yo, Andrea Moreno, que desde hace unos años se ha convertido en mi amigo de batallas y triunfos, podría dejarlo ir poco a poco? ¿El mundo seguiría siendo igual, si descanso de mi móvil, y más estando a miles de kilómetros de mi país? ¿Pero acaso, el WhatsApp no nació para acercarnos a quienes tenemos lejos? ¡¡¡Sí!!! ¡Eso es verdad! Pero también llegó para alejarnos de quienes tenemos cerca.

Una campaña de los restaurantes WOK en Colombia

Un mensaje bien claro en las mesas de los restaurantes WOK de Colombia

¿Les suena esto?

– Es que no se despega del +%$#! WhatsApp

– Soy una extensión de mi IPhone

– No puedo vivir sin mi celular

– Me muero si se me pierde el móvil

Definitivamente hay un antes y un después de WhatsApp. ¿Cuándo me iba a imaginar a mi madre felicitándome en mi cumpleaños por con un “mono tapándose los ojos”? O, ¿mi hermano enviándome un vídeo con la primera clase de Capoeira de mi sobrino de menos de 1 año?  O, ¿Tener grupos y grupos por todo y para todo? Tampoco voy a negar que en esos casos, #NoTienePrecio recibir este tipo de mensajes. Pero esta claro que las conversaciones han venido cambiando, y ahora a cualquier plan que hagamos tenemos que contar en llevar a nuestro nuevo mejor amigo: ¡El Whatsap..Pero! Pero…¿y qué pasa si aplicas un poco de Mindfulness y le dedicas atención plena a esas conversaciones?

Para esto me encanta el WhatsApp, para acercarme a Bruno

Para esto me encanta WhatsApp (y Skype), para acercarme a Bruno

WhatsApp vs Atención Plena:

– Si vas a comer…es a comer. En un restaurante nada de poner  tu teléfono de decoración en la mesa o en la barra. Además si te descuidas te lo pueden robar.

– O la pasas bueno, o la pasas mal. Dos robadas de un Iphone5 duelen…, y como ya me pasó en Las Vegas, y en Bogotá en sitios de rumba, no quiero que te pase a ti. Mejor deja el teléfono en casa mientras la pasas bueno.

– Si quedaste con alguien es con alguien, no con algo que te está viendo chatear. Arriba el contacto visual. Esto aplica también para Skype, y créanme que lo he venido haciendo y la gente lo ha notado de manera positiva 🙂

– Si estás en cine, es para ver la película. No queremos que brilles en cine por la lucecita de tu teléfono…brilla por tu ausencia y presencia a la película.

– Si vas a hacer deporte, ¿es necesario tu teléfono? Tranquilo, que te creemos cuantas millas te hiciste con Nike. Pero no entiendo al final qué ejercitan más ¿las piernas o los dedos?

– Muévete sin hablar. No lo leas mientras vas conduciendo, o en el metro, o en el bus. Aparte que es malo para la retina del ojo, ojo para la rutina.

Esta es la "Lectura" ideal en el metro de Madrid

Esta es la “Lectura” ideal en el metro de Madrid

El WhatsApp es para:

– Hablar conversaciones cortas y concretas: Nada de extenderse, ni enviar mensajes de más de 6 lineas. Usa el teléfono. O el Skype, o mi favorito: !Tomate un café! (Aprovecho para agradecerle a mi amigo José, que con un buen café y una buena conversación me inspiró para este post #TuSabesQuienEres)

– Uso personal e intransferible: Nada de pasárselo a tu pareja y que escriba excusándose por ti. #AlgoEstamosHaciendoMal

– Enviar mensajes Porque Si: Es una buena herramienta para enviar besos porque si, o caras felices a tus amigas recordandoles que hacen falta…simplemente #Porque Si.

– Dárselo a alguien de mucha confianza: Si no conoces a la persona, mejor llámalo, o pídele si no hay problema en escribirle por WS. Pero si no conoces a la persona…es como cuando te van dando beso en la mejilla sin saber aun tu nombre. #HagameElFavor

– Informar poco a poco, no comunicarlo todo: Es algo en lo que estoy trabajando, y aunque me cuesta, creo que estoy mejorando a no escribir muchos temas al mismo tiempo, y esperar que la otra persona se llene de información sin oportunidad a responder a cada una. #UnaSolaCosaALaVez

– Grupos de trabajo exclusivamente para trabajo: Nada de enviar cadenas de “pedirle a Dios que nos envíe este mensaje para que se nos cumpla el milagrito”. Nada de escribir un fin de semana, menos un domingo en la noche. En estos casos los OK, y las manitos con el dedo gordo hacia arriba o hacia abajo vienen bien para terminar una conversación por WS. #SiSePuede

– Activar conversaciones con buena vibra: Envía mensajes positivos, imágenes alegres, sonidos chéveres (canciones por ejemplo), o Qué tal un: #BuenosBonitosDias + esta foto:

¡Buenos Bonitos Días!

¡Buenos Bonitos Días!

¿Y tu? ¿Estás como yo, en proceso de desconectarte de tu teléfono? ¿Prefieres tomarte un café o enviar monos y caritas felices por WhatsApp? ¿Cuál es tu “pero” en estas conversaciones?

…Porque nos acostumbramos a la facilidad y simplicidad de las cosas,

teniendo la oportunidad de rescatar lo complejo

y lo interesante que resulta mirarnos a los ojos y expresarnos de verdad.

Porque estamos a tiempo de despegarnos de la dependencia

y ganar independencia y grandes momentos en comunicarnos

ser felices porque si…

FIN DE SEMANA MINDFULNESS EN MADRID

Nací en Bogotá, y una de las cosas que más disfrutaba cuando vivía allí era recibir a personas que querían conocer la otra cara de la capital de Colombia. Ser anfitriona en mi casa y en mi ciudad es de lo que más me motiva. En una semana vuelvo a nacer en Madrid, (seré española muy pronto…tic tac tic tac), y uno de mis deberes ahora que resido en ella, es precisamente mostrar ese lado bueno, bonito y barato de la ciudad que siempre tiene el cielo azul. Por eso, cada vez que alguien me dice que viene a Madrid a pasar unos días, asumo mi papel de guía turística y espiritual Mindfulness. Así fue el pasado fin de semana… por primera vez logré mi objetivo. Quiero compartirte mi desconexión y atención plena en Madrid siendo anfitriona por 3 días…

Solo es que alguien nos diga que va a venir a vernos, o a pasar unos días en la ciudad en que vivimos, y el estrés se apodera de nosotros. Empezamos a buscar todo tipo de plan. Nos metemos en Google desesperados por encontrar los mejores restaurantes para comer, las obras de teatro del momento, la cartelera de cine, los conciertos… Planeamos, planeamos y planeamos con horas, con lugares, con personas…muchas veces sin preguntarle a nuestro invitado lo que quisiera hacer, vamos haciendo planes sin pensar. Nos dibujamos una guía turística en nuestra mente con tiempos de sobra, pero con ninguna opción de cambio. !Problema!

Sombras en el Templo de Debod. Madrid.

Sombras en el Templo de Debod. Madrid.

Antes de empezar el fin de semana…

– No planees: Deja que todo fluya…y !es verdad! Todo al final fluye. El mejor plan es el que no existe en tu mente, ni en un papel.

– Desconéctate del mundo digital: Avisa a tu gente que no vas a estar conectado durante 3 días. Con tu equipo de trabajo, tu familia, tus amigos, tus vecinos, tu perro, tu gato…!desconéctate de verdad, para estar en atención plena con esa persona!

– No reserves nada: Olvídate de llamar a restaurantes y pedir mesas. Deja que tu propio cuerpo te pida y tus sentidos con-sentidos actúen para llevarte a los mejores sitios y degustar lo que quieren en ese momento. Desde un Kebab o hasta una ensalada hecha en tu propia casa.

– No hagas cuentas regresivas: Si tu invitado te avisa con tiempo de su llegada, trata de no recordarlo todos los días. Eso si, anótala en la nevera para saber el día que llega, pero nada de: “Faltan 3 días…, faltan 2 días…”. Distrae tu mente pensando en otras cosas, y no la invadas de ansiedad.

– No compres regalos: Los mejores regalos son los que no se preparan, los que salen del corazón en ese momento en que te nació darle un recuerdo de Madrid cuando iban caminando por una tienda de souvenirs, o esa carta que le hiciste justo cuando estaba durmiendo la noche antes de irse. No prepares nada. Todo se prepara solo.

– Limpia tu casa y límpiate tú: Todo entra por los ojos, y si tienes el tiempo de dedicarle a ordenar el espacio donde vives, a llenarlo de buenos aromas y sensaciones que tu invitado podrá disfrutar cuando llegue, seguro te lo agradecerá. Y haz lo mismo contigo…también te lo agradecerá 😉

– Contagia a tus invitados de Mindfulness: Si no saben de qué se trata, es la oportunidad para decirles que no se preocupen. Que no hay una agenda por cumplir. Que se dejen llevar y se pongan en disposición de disfrute.

Madrid desde una de sus terrazas

Madrid desde una de sus terrazas

Guía express de atención plena en Madrid para 3 días: 

– Terrazas Gourmet gratis en Mercado San Antón y Gourmet Experience: Madrid es la ciudad terraza. Donde vayas hay un ático, un balcón, cualquier espacio es razón para ver el cielo madrileño. Muchas de ellas cobran por ver. Estas dos te las recomiendo: no pagas y si eres amante del buen comer te pasas un rato descubriendo olores y sabores nuevos.

– Croquetas y cañas socialistas en Casa Labra: Aunque no suelo hacer filas, vale la pena hacerla en éste lugar, en donde se creó el partido socialista de España, pero donde también venden las mejores croquetas de bacalao. Pruébalas, y acompáñalas con un vermut tradicional. !Huele, observa el lugar, degusta y salud!

– PicNic en el Templo de Debod: Nada de complicarse cargando una sabana, y comida durante todo el día, cuando de repente te dan ganas de hacer un picnic “porque si” en pleno centro de Madrid con una de las vistas más bonitas de la ciudad. ¿La comida? Te recomiendo la bandeja de 100 montaditos y sus ensaladas, pero también hay quienes llevan pizzas del chino y hasta latas de atún. Lo que importa es la compañía y el momento…!el momento!

– Un cine Ideal: Arriésgate y ve a cine sin reservar. Lo peor que te puede pasar es que no hayan asientos y tengas que bajar la película y verla en casa. Sino, entras a ver otra. Yo tuve suerte, y por cierto, les recomiendo el peliculón: Her.

– Vermut de grifo y aceitunas en Los Gatos: Confieso que ni el vermut, ni las aceitunas eran lo mio. Pero desde que empecé a sentirlas, a olerlas, a dejarlas en mi boca por un momento, a que el dulce del vermut me llenara, fue cuando empecé a cogerle el cariño que se merece tomarlo con aceitunas en el barrio de Huertas.

– Helado en La Latina en Grazie Mille: Un domingo en La Latina con 20 grados y un sol madrileño que nos acompañó desde el rio Manzanares fueron la excusa para antojarnos de un helado de Tiramisú y Menta con Chocolate. Solo fue que nuestro cuerpo lo pidiera, y a unos cuantos pasos nos encontramos con esta heladería… aPtitud lleva a la aCtitud.

– Empanada con ají y Cerveza Club Colombia en La Rochela: Mi invitado no era colombiano, pero quise hacerlo sentir el picante de mi país con una empanada de carne acompañada de una cerveza Club Colombia escuchando vallenato de fondo. Al mejor estilo del Mindfulness criollo.

IMG_0023

Mercado San Antón. Madrid.

Ningunas de las recomendaciones anteriores hicieron parte de un plan. Todo fue fluyendo a medida que lo queríamos, que nos lo pedía nuestros sentidos, sin planear, sin pensar, logré desconectarme y enfocar mi atención plena a mi invitado. Sin pensar en lo que íbamos a desayunar, en la hora en que nos íbamos a levantar, en lo que iríamos a hacer en la tarde, en donde nos iba a coger la noche… !Logré el objetivo! Me regalé 3 días de Mindfulness a mi cuerpo y a mis sensaciones.

¿Cuándo vienes a Madrid? Yo encantada de ser tu anfitriona y de no planear nada…nada! Te espero para únicamente disfrutar y dejarnos llevar por nuestros sentidos…

…Porque nos encanta complicarnos la vida

pensando en el futuro,

en lo que vamos a hacer mañana,

o esta misma noche,

cuando aun no nos hemos permitido terminar de disfrutar

el aquí y el ahora.

Porque la planeación consiste en no planear

y enfocarnos en el plan del presente

para ser felices porque si…