MINDFULNESS 3: MIS 24 HORAS DE ATENCIÓN PLENA

Ser conscientes de estar presentes en el aquí y ahora no solo es una tarea de meditación, ni de respiración. Conseguir la atención plena de cualquier actividad que hagas es Mindfulness. Meditar y respirar complementan este hábito, pero en realidad resulta bastante sencillo lograr hacer una sola cosa a la vez y disfrutarla al máximo. De eso se trata lo que te voy a contar ahora. Cómo hacer Mindfulness sin necesidad de las prácticas formales de meditación por 45 minutos, y de respiración por otros tantos. Para eso, te voy a compartir un día entero de atención plena en mi vida…

Nací de noche. Supongo que eso tendrá algo que ver con que mi inspiración se active cuando no hay sol. Soy nocturna, y eso ha hecho que mi horario habitual para dormirme sea después de la 1:00 am, (algo que me ha costado cuando vivo en pareja), pero así como hay quienes son más productivos de día, yo lo soy de noche. Por eso mis horarios son un poco diferentes, te cuento todo esto antes de decirte mi rutina, para que entiendas mejor como distribuyo mi tiempo.

Un momento de Mindfulness en Faro. Portugal.

Un momento de Mindfulness en Faro. Portugal.

 

Mi día 24 horas – Momento Mindfulness:

(los fines de semana son un poco diferentes, éste es un día actual – normal entre semana)

9:00 am – Respiro: Abro los ojos y doy gracias por amanecer respirando. Me regalo esos minutos para ser consciente de donde estoy. Me estiro como mis perros, y siento cada una de las partes de mi cuerpo, desde mi cabeza, hasta el dedo gordo de mi pie.

9:10 am – Agradezco: Saludo a quienes tengo cerca y lejos. Les regalo un #BuenosBonitosDias y sonrío. Soy consciente de las personas que tengo a mi alrededor, y con un mensaje por WhatsApp, con un Tweet, o con un beso (si están cerca mio), se los agradezco.

9:15 am – Me entero: Reviso desde mi móvil las noticias de lo que está pasando en el mundo (en mi caso, en Colombia y en España). Procuro no entrar en detalle, solo lo hago a modo de estar informada. Pero le doy la atención necesaria, y trato de leer las noticias negativas rápido…muy rápido.

9:30 am – Me observo: Me levanto, abro la ventana para recibir luz natural (aunque no tengo mucha ahora mismo donde vivo, me la imagino). Me miro al espejo y así, sin maquillaje, recién levantada !me siento la mujer más linda y llena de energía para comerme el mundo!

9:40 am – Me limpio: Voy al baño, hago pis, y me lavo la cara con agua fría. De nuevo, me despierto poco a poco y me vuelvo a ver en el espejo y me doy cuenta que estoy ahí.

9:45 am – Me hidrato: Me preparo un café, o algún liquido que pase por mi garganta y me quite la sed nocturna (jugos naturales, agua, o un café cuando necesito estar más atenta). Destapo la botella, la huelo, la sirvo y la siento…

9:50 am – Medito: Le dedico 15 a 20 minutos de meditación consciente a mi cuerpo y mente. En una esterilla, algunas veces con música de fondo, otras en total silencio. Me regalo éste espacio para activarme y mejorar mi capacidad de atención y concentración durante el día. 

10:15 am – Me alimento:  Hago mi desayuno dándole a mi cuerpo lo que me pida en ese momento (cereal de chocolate, tostadas con tomate, pancake de avena, huevos con tomate y cebolla…lo que sea). Y lo disfruto desde el primer sorbo y olor hasta, el último bocado.

10:30 am – Produzco: Trabajo en lo que más me gusta: Escribir. Contesto mensajes, reviso mi agenda, hago reuniones por Skype…, atención plena a mis proyectos, y a lo que me recompensa con dinero, pero que a la vez !disfruto tanto! En este momento trato de no interrumpir con llamadas, conversaciones de WhatsApp personales, es mi espacio para producir e inspirarme. Eso si, trato de hacer movimientos conscientes con pausas de 2 minutos cada vez que mi cuerpo me lo pida.

1:00 pm –  Me renuevo: Preparo la ropa que me voy a poner (con mucho color y buena vibra). Me inspiro nuevamente para darle el toque personal a mi día. Me baño, y me desconecto de todo, solo mi música de fondo me acompaña y el agua que recibo en mi cuerpo siendo consciente que estoy quedando como nueva. 

Color y vibración

Color y vibración

2:00 pm – Me alimento: Así como con el desayuno y la ropa, dejo a mi cuerpo y mi mente que decidan por mi. Abro la nevera y dejo que los olores y colores hagan su tarea con mi instinto de probar cosas nuevas. Cocino y dedico este espacio a crear arte con la comida, oliendo, untándome, decorando y saboreando eso que yo misma preparé. Es asi como nacen las #RecetasUchisParaSolteros en mi Twitter.

3:00 pm – Me muevo: Salgo a la calle, y veo el sol o la lluvia. Siento el frío o el calor en mi cuerpo. Me pongo mi música, y dedico a ver lo que hay alrededor: Gente, coches, imágenes… En este momento aprovecho y hago ejercicios conscientes de respiración, mientras que voy caminando o sentada en el metro.

4:00 pm – Aprendo: Recibo aprendizaje a través del estudio y me dedico únicamente a escuchar. Dejo los espacios de descanso para hablar por el móvil, y revisar mensajes, o los invierto conociendo mucho más a mis compañeros de clase.

7:30 pm – Disfruto: Procuro dedicar este espacio a mi. Es cuando quedo con mis amigos, salgo a cenar, a tomarme un café, a hacer compras, a ir a cine, a teatro… Y de nuevo, atención plena a lo que estoy haciendo y disfrutando con ellos. 

10:00 pm – Me inspiro: Este es mi momento favorito: La noche. Esas horas en las que me encuentro con las palabras y la música. En las que escribo artículos como éste. En las que leo, veo vídeos…, es el momento dedicado a disfrutar experiencias, y experimentar emociones y sensaciones.  

1:00 am – Descanso: Siempre trato de irme a la cama a esta hora. Algunas veces lo hago antes, otras después. Últimamente me está costando conciliar el sueño, para ello trato de no ir directamente a la cama cuando “Tengo que ir”, sino que me regalo unos instantes de no hacer nada, o de no llevar obligado a mi cuerpo a una cama, cuando aun no lo quiere. Hago unos estiramientos frente al espejo, veo la televisión, hojeo una revista, leo un libro…

Para. Observa. Disfruta en el metro. Madrid. España.

Para. Observa. Disfruta. Metro en Madrid. España.

 

Se me olvidaba algo…

Una cosa a la vez: Atención plena es hacer una cosa a la vez. La música es mi gasolina para activarme. !No pasa nada si estás escuchando música y al contrario, eso te inspira! Acuérdate de estar vibrando con ese ritmo a la vez que estás haciendo la actividad que sea en el momento. Es decir, no irte por ahí con la música vibrando a otra parte…

Respiración: Los momentos de respiración consciente son muy importantes, además que te calman, te llenan de energía. Yo los hago cuando estoy fuera para recibir el aire natural. Pero los puedes hacer en cualquier momento y a cualquier hora del día.

Movimientos conscientes: Hablaré luego de ellos, son movimientos que ayudan a mover tu cuerpo, y no mantenerlo tan rígido en posiciones estáticas como cuando estás frente al computador, o incluso recibiendo la charla de algún ponente. Trata de hacerlos cuando tu cuerpo te pida moverte.

¿Cómo es tu día? ¿Eres consciente de cada actividad que haces? ¿Disfrutas tanto como yo? 

…Porque vivimos el día a día sin ser conscientes

de estar presentes en el aquí y ahora.

Porque cada momento de nuestro día es tan valioso,

como cada vivencia y aprendizaje que recibimos.

Porque para estar atentos plenamente

solo necesitamos regalarnos el instante único de disfrutar

y ser felices porque si…

Anuncios

12 pensamientos en “MINDFULNESS 3: MIS 24 HORAS DE ATENCIÓN PLENA

    • Si son para traer recuerdos en ese gran momento en que desayunas, bienvenidos los tomates y lo que sea necesario! Abrazo!

  1. Cada cosa en su momento y una buena corta pero muy profunda lectura de tu blog me hace acostarme y respirar agradecido por tan bella lectura..

    • Poco a poco…, empieza el día por estirarte como tus gatos y verás resultados. Los cambios en Mindfulness son lentos pero seguros. !Abrazo cuentero!

      • Si, eso siempre lo hago, aprendí cuando hice Fisioterapia a crujir huesos y estirar músculos y salir de la cama como nuevo. El “problema” es el resto xD

      • El problema es verlo como problema. Cuando veas la solución seré toda “ojos” para leerte y que nos compartas tu experiencia.

  2. Genial, yo soy muy consciente de muchas cosas, pero la de hacer de comer, aún me cuesta un montón. Es algo que no disfruto. Sin embargo, hay momentos en que puedo disfrutarlo, pero normalmente no lo consigo. Es como “toca cocinar”… Y sí, ya sé, la comida no queda igual, todo se poner complicado, pero es lo que hay, a veces no fluye esa parte en mi…

    Sin embargo, llevo ya 4 meses sin cocinar y soy la mujer más feliz del mundo. Cuando me toca hacer algo. Porque hemos estado en lugares donde se puede, lo disfruto mucho (tal vez será por el cambio, no sep :))… Tendré que hacer algo para conectar con esa parte 😀

    Un abrazo y a seguir ese proceso de atención plena 🙂

    • Como todo en la vida, hay que buscar ese equilibrio, siempre y cuando lo disfrutes, sino, !que carajos! A seguir dejándote atender, que también es bueno. Y si, también como dicen otros, cocinar es una terapia, y para eso es necesario el tiempo y las ganas. Pero ir a un restaurante también es una terapia. El disfrute está en aplicar los sentidos, oler, ver, tocar, degustar y escuchar… (por cierto, de mis próximos post). !Abracin!

  3. Pingback: !ATENCIÓN! CON – SENTIDOS | Felices Porque SI

Cuéntame! Te gustó?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s