AL PAÍS QUE FUERES… HAZ LO QUE QUIERES!

Voy a cumplir casi 20 días desde que llegué (una vez más) a España, y ahí vamos…adaptándome. Como dice Chambao “Poquito a poco entendiendo que no vale la pena andar por andar”… Le pongo unos días más para darle al botón ON de inicio a mi rutina madrileña. Por ahora, me estoy disfrutando este proceso de engranaje a una nueva experiencia. ¿De eso se trata esto no?

Aunque muchos les cueste aceptarlo (yo ya lo tengo más que asumido), somos seres capaces de adaptarnos a cualquier espacio. Nuestro cuerpo y mente están dispuestos a probar cosas nuevas. Además, de vez en cuando es bueno que la palabra CAMBIO nos sacuda tanto que al final se lo agradezcamos.

En mi caso, me exijo tener mínimo 3 espacios diferentes en un año, espacios ojalá lejos de lo habitual, entre más raros mejor. Lejos de tu lugar de origen en lo posible, donde nadie sepa quien eres, y donde quieran saber quien eres! El año pasado por ejemplo estuve “viviendo” en 3 países distintos. Cambié de ciudades, con gente que en la vida había visto, comida que no había probado, climas nuevos para mi…te gusten o no, son necesarios los cambios, y por lo tanto, debes estar preparado para adaptarte a ellos, asi algunas veces te saquen lagrimas o sonrisas!

¿Factores para lograr esa adaptación? Muchos o pocos. Tan grandes o tan pequeños como los quieras ver. Ahí te van los más comunes, y que estoy viviendo ahora (ojo, esto aplica para cuando vas a residir, porque estar en un lugar de vacaciones es otro cuento):

EL CLIMA: Frío o calor, he pasado por ambos extremos. Recuerdo haberme tenido que bañar hasta 4 veces en el día (y otras más en la noche), dormir sin ropa con sabanas calientes, y también he tenido que dormir con zapatos y guantes sin mantas. Prepárate antes con mucha vitamina C, porque tus defensas pueden pasarte factura. Compra ropa adecuada. Un aire acondicionado, un ventilador o una calefacción serán tus mejores amigos. Pero disfruta! Si hay nieve, sal y haz muñecos. Si llueve, vívelo en tu cama viendo películas. Si hace sol, camina! Por eso me gusta Madrid, porque así esté haciendo frío, siempre hay un sol que ver.

Imagen

Ese sol que tanto les hablo, y le tomo fotos cuando lo veo. Parque El Retiro.Madrid

EL TRANSPORTE: Metro o bus, carro o bici. Conoce los mejores medios para ir de un lugar a otro (aunque a mi ahora mismo el que más me guste sea caminar, caminar y caminar por horas). No importa si antes tenías un carro al que querías mucho, y ahora lo cambias por un vagón de metro. He pasado por esas, y créeme que ahora valoro cada vez que alguien se sube a cantar, en lugar de ir sola cantando en mi carro durante un trancón de Bogotá. Ahora mi medio de movimiento es el metro, el bus, y espero que llegue la primavera para ir en bicicleta a muchos sitios. Cuando me quiera ir por España usaré Bla Bla Car, la nueva forma de echar dedo y conocer no solo lugares, sino gente!

Imagen

Caminando en una de las calles de San Francisco…

LA VIVIENDA: Por lo general, en tiempos cortos alquilas, ya sea una casa, un apto o una habitación como en mi caso. Si no quieres contratos, y no tienes problema en compartir con demás personas, el estado “Roomate” es el mejor. Es económico, conoces gente, no te sientes solo, y seguro aprenderás mínimo a cocinar algo del país de tu compañer@. La mía se llama Rocio, argentina, de 28 años, psicóloga y recién separada (como yo), me recuerda mucho a Ushi Levy viviendo en Bogotá. Así que espero por lo menos hacer un buen asado con chimichurri en el patio de nuestra casa. Están invitadisimos! He tenido la oportunidad de vivir con muchos roomates en varios países, entre ellos, señoras viudas, bailarinas de reggaeton, traficantes colombianos sospechosos, ejecutivos bohemios, yoguis estresadas…, y vuelva y juega, todo es cuestión de adaptarse, de negociar, de poner reglas de juego desde el principio, pero eso si, si decides compartir, no puedes encerrarte en tu mundo. También he vivido sola en varios países, y no les niego que es una sensación increíble cerrar la puerta y sentir – TE. Pero si algún cambio en tu vida te permite adaptarte a “compartir” adelante!

Imagen

Algunas habitaciones a las que me adaptado en varias partes del mundo. La primera es la actual en Madrid.

,LA COMIDA: No podemos olvidarnos de nuestro cuerpo, es el que más siente estos cambios, y el que le cuesta a veces adaptarse más que a la mente. Desde que nos subimos en el avión el pobre ya está pasándola mal. Por eso trátalo con cariño. El metabolismo no es el mismo, menos si hay diferencia horaria como la mía, de 6 horas. Dale tiempo a que se adapte, no lo llenes de comida rara, no tantos condimentos, no tanto alcohol, no lo pongas a descubrir todo al mismo tiempo. No es lo mismo desayunar calentado de frijoles con huevo frito, que churros con chocolate, ni comerte una fruta de postre, en lugar de desayunar con ella. Los primeros días es Prueba y Error, mira que te gusta, y que le gusta a tu cuerpo. Si te pide como el mío, un café y tostadas con tomate por las mañanas, dáselo!

Imagen

¿Quiéres hacerme más feliz? Desayuna conmigo esto!

EL IDIOMA: Aunque en España hablamos el mismo que en Colombia. Es diferente. El castellano aun me sigue sorprendiendo todos los días, no sólo por su acento “menos dulce sudamericano”, sino por su doble sentido. Así como cuando vivía en República Dominicana, que nos entendíamos, pero al final no nos entendíamos. Ve con cuidado, pero tampoco te cohíbas de decirlo a tu manera. A mi es lo que más “Chevere” me resulta. No hay que perder la autenticidad de tus orígenes. Aunque ya sé que acá no puedo decirle a un hombre “Te la pelo” (al tratarse de pelar una fruta…), y tampoco puedo decir en un bar “Me regala un tinto” (porque el único lugar que regala cobrando es Colombia).

Imagen

Salón de Belleza “Maluca” en Cadiz, España. ¿En Colombia pegaría?

Seguro habrán mas factores. ¿Tienes uno diferente que contarnos? Yo menciono los más comunes, y los que más nos cuestan sobretodo por ser los que cubren nuestras necesidades primarias. Cosas como que… tu habitación no tenga aun wifi (como en mi caso), que no te entre luz natural en tu ventana (como en mi caso), que el celador de tu edificio sea colombiano y te salude de beso (como en mi caso), que el supermercado te quede al frente (como en mi caso), que el parque El Retiro esté a 5 minutos caminando de donde vives (como en mi caso)…no tienen precio…!

Dale tiempo al tiempo. Si tomaste la decisión de vivir un nuevo cambio, ahora sólo es cuestión de adaptarte. No le pongas atención a lo malo, minimizalo, engrandece lo bueno. De una vez te digo que el paquete “Todo Incluido” NO existe, siempre habrá algo que te falte o te sobre. Espero que te sirvan mis choco consejos, pero sobretodo, acuérdate que hay que seguir siendo el que eres, estés en el lugar que sea.

…Porque nos complicamos tanto por tan poco, sin darle espacio a los nuevos espacios…

…Llega, descubre y construye tu propio lugar siendo feliz porque si…

Anuncios

4 pensamientos en “AL PAÍS QUE FUERES… HAZ LO QUE QUIERES!

  1. Esos consejos están geniales. Yo la verdad no sabría decirte qué es lo más duro para mi cuando cambio de lugar de “residencia”.

    Normalmente me adapto en cuestión de un par de horas, tal vez un día, si mucho dos. Por ejemplo, el sábado llegamos a Ubud. Desempaqué los morrales y ya estaba adueñada del sitio (baño, cocineta, cama, donde trabajar), todo listo y ubicado lo necesario (dentro del lugar). Luego salir a ubicar dónde comer, mercar, qué hacer cerca del homestay y listo. El clima ni lo pienso porque llueva o haga sol a mi eso no me afecta mi estado de ánimo, salvo que tenga que mercar más para hacer en casa (eso sería lo único). En Galicia es tenaz ver como la gente está contenta o triste dependiendo el clima que hace fuera (yo eso no lo entendía bien al principio y fue un choque).

    Te diré que me has puesto a pensar, tengo que sentarme a detallar más el asunto, porque seguro habrá algo que me cuesta un montón. Cuando lo descubra, si me acuerdo, te lo digo o te lo mando en un tweet 😀

    • No jodas que estás en UBUD!!! Quiero un post ya! Tic tac tic tac…
      Pues es que al final nos vamos volviendo expertos en adaptarnos a lo que sea, como sea, y donde sea. Creo que el estar acompañada te favorece y te sube la moral en muchos casos. Si tienes frio se arrunchan, si no entienden el idioma, hablan entre ustedes, y saben que si o si, amanecen juntos 🙂

      • Amiga ese post esta súper demorado, aún no salgo de KL 😦 Pero pronto me pongo al día, estoy trabajando en ello 😀

        Mira que lo dices es completamente cierto, justo esta semana estábamos hablando de ese tema “estar acompañados durante el viaje” y aunque viajar sola es una gran aventura cuando lo haces con alguien con el que te sientes a gusto, que es mucho más que un amigo, creo que la adaptación y todo es mucho más sencillo. Creo que España la hubiese disfrutado sola al principio, pero después de un tiempo no habría aguantado sola, estar con él hace que los días sean más divertidos y que nos brindemos apoyo mutuamente. Al fin y al cabo (aunque somos tan diferentes) tenemos sueños muy parecidos y eso hace que sea mejor la experiencia 🙂

  2. Pingback: VOLVIENDO A LO BÁSICO | Felices Porque SI

Cuéntame! Te gustó?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s