QUERIDO NIÑO DIOS…

Este post es para adultos (contemporáneos) mayores de 16 años 

(o la edad en que descubriste quien te traía los regalos…)

 

Navidad bogotana…repartiendo regalos

Desde pequeña como a todos los niños, me enseñaron a escribir la carta al “Niño Dios”. Con los años fui entendiendo que en Colombia los regalos los traía Papa Noél, y en España, los Reyes Magos. Vaya logística que se tenían que hacer el Niño Dios, con Papá Noél, que venía con un trineo de la nieve, y no de Jerusalem, donde en realidad estaba el niño Jesús… 

 

Como recuerdo esas navidades en que mis tíos se disfrazaban de Papa Noél, y leían: “Del niño Dios para Andreita”…hoy el papá Noél son los más pequeños, y aun sigo recibiendo esos regalos que pido al Niño Dios, a Papá Noel, a los Reyes Magos, a mis padres, a mi hermano, a mis amigos, a mi pareja..en fin, que no importa de donde vengan, y cómo lleguen, todos los regalos con amor son bienvenidos en mi árbolito de navidad. 

 

Querido Niño Dios…

 

Como has visto, este año me he portado bien con mis papás, he tenido la oportunidad de volver a verlos y tenerlos cerca, y de volver a llenarme de su consentimiento incondicional luego de haberme ido a los 18 años a vivir sola fuera de Colombia. Me regalaron amor incondicional y apoyo en mis locuras. 

 

Con mi hermano tampoco he peleado. Es que además no tenemos tiempo de malas caras, sino al contrario de buenas caras con Emanuel, además ya estamos cada vez más viejos, y preferimos seguir siendo los “chinos” de siempre. Este año me hizo feliz con el mejor regalo: Mi sobrino Emanuel. 

 

Con mis amig@s también me he portado muy bien. He procurado estar siempre más en las malas que en las buenas. Una de ellas se me casó, otras se enamoraron y están felices. Me regalaron aprendizajes, viajes y experiencias que me llevo en mi baúl de grandes historias. 

 

Con mis estudiantes creo que no fui tan mala, les regalé las ganas de seguir soñando por sus ideas de negocio, y emprender si o si. Me regalaron su humildad y sus sueños. 

 

Con mi gente que anda por todo el mundo (Malasia, España, Dominicana, Canadá, Estados Unidos, Alemania, Francia, Suiza, Portugal, Suecia…), estuve conectada con el corazón virtual, y ahí seguimos juntos a pesar de la distancia. Me regalaron sus mensajes y palabras cuando menos lo esperaba. 

 

Con mi gente que está en Colombia (Bogotá, Armenia, Cucutá, Villavicencio, Cartagena…), también tuve el chance de verlos, o de tenerlos cerca por teléfono o por computador. Me regalaron instantes, cafés y sonrisas. 

 

Como ves, me porté muy bien con todos los que quiero y son importantes en mi vida. Pero como puedes ver, (sin querer queriendo) en lugar de dar, recibí muchos regalos: Amor incondicional, apoyo, sobrino, experiencias, humildad, sueños, palabras, instantes y sonrisas!! Así que creo que este año, no voy a pedirte nada. ¿Será mucho pedirte que me mantengas estos regalos y me sigas llenando de personas que me suman a la vida? Espero que a Papá Noel le quepan por la chimenea!

 

…Porque desde pequeños estamos acostumbrados a pedir,

y no a recibir.

Porque regalando también podemos ser felices porque si…  

Anuncios

Un pensamiento en “QUERIDO NIÑO DIOS…

  1. Hija Mìa he sido FAN tuya desde que empezaste esta locura de escribir y a la cual cada vez me convenzo es lo tuyo, y hoy no podìa dejar de pasar este momento para decirte y que el mejor regalo que te puedo dar es sentirme tan ORGULLOSA de las bendiciones que DIOS te ha dado….TE AMO…y siempre Seremos Felices Porque Sì.

Cuéntame! Te gustó?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s