EL REGALO DE LA "PROFE ANDREA"

Soy una fiel devota de que todo lo que pasa porque si es mágico, y al contrario, le huyo a lo que llega a mi vida a la fuerza. Cuando los trabajos, parejas, amigos, negocios…etc, me llegan así…de repente!! Les doy el valor que se merecen. Hace 8 años me llegó esa oportunidad (porque si) de ser docente, o profesora, o amiga! Hace 8 años he ganado más de 2.000 estudiantes, 2.000 amigos. Hace 8 años me enamoré de no sólo enseñar, sino también de aprender…

Desde hace casi 14 años mi familia (mi padre, mi madre, y mi hermano Alejandro) trabajamos en nuestra Fundación Educativa. Un proyecto que nace con la idea de ayudar a los más necesitados, a esas personitas que siempre quisieron estudiar y encuentran en INTECC un lugar para cumplir ese sueño. Un proyecto que empezaron mis padres, y que poco a poco nos ha venido conquistando a mi único hermano y a mi, hasta tal punto de dejar nuestros trabajos y dedicarnos tiempo completo a enseñar y ayudar a los demás a salir adelante.

He sido docente en otros lugares: universidades privadas, escuelas de negocios, y hasta instituciones gubernamentales. Pero definitivamente mi corazón pertenece a INTECC. Cada vez que doy una clase me entrego tanto a mis estudiantes que esa conexión de transmitirles las ganas de luchar por algo, de lograr lo que sueñan, a personas que (de verdad) no lo han tenido fácil, que en sus condiciones de vida los lujos y el dinero no hacen parte de ella, con sacrificio, con esfuerzo, hacen que me encariñe de sus vidas, simplemente porque si. 

Cada 6 meses graduamos a quienes llegaron un día a inscribirse para iniciar un sueño. Sueños de los que he sido testigo. Estudiantes que llegan con monedas a pagar, que madrugan un domingo a clase de 8:00am, muchos que luego de salir de trabajar siguen directo al instituto. Otros, que a pesar de no recibir el apoyo de sus familias, y hasta con maltratos físicos asisten a clase. Hoy como cada 6 meses que puedo (cada vez que coincide que esté en Colombia), hago parte de esa alegría y satisfacción de verlos y entregarles su diploma. Lágrimas, sonrisas, abrazos…pero sobretodo, amor. 

Por eso, porque se merecen tanto y más…, es que quise regalarles 8 minutos de gratitud y de ganas de seguir viviendo. Hace un año en otro grado, fue la primera vez que le canté a 1.000 personas, y fue tan increíble la energía que me dieron, que no pude dejar de repetirlo una vez más. Hoy, de nuevo ante un auditorio de 1.000 personas volví a transmitirles una de mis (otras) pasiones: El canto y el poder de la música. Espero que disfruten un pedacito de ese “presente” que les regalé a mis “amigos”.

…Porque necesitamos sueños para hacerlos realidad,

y regalos (con música) para vibrar y ser Felices Porque SÍ…

Anuncios

2 pensamientos en “EL REGALO DE LA "PROFE ANDREA"

Cuéntame! Te gustó?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s